Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Derechos pagaderos en marcos

Competir por Europa exige conocer adecuadamente el funcionamiento de un organismo singular como es la Federación Internacional de Baloncesto, (FIBA), que organiza campeonatos muy diversos, cobra en marcos alemanes con absoluta rigidez y distribuye los árbitros según el estado de la balanza europea de intereses en cada momento. La diplomacia es una de las virtudes de este organismo, que obliga a los directivos de los clubes a realizar ejercicios de geopolítica para saber cuáles. serán sus oportunidades para alcanzar un título o tan sólo una final europea. En Europa se ataca metiendo canastas y se defiende con marcos en el bolsillo y buenas relaciones con la FIBA.

Participar en un torneo europeo es un derecho que se paga. Y a veces no sólo resulta caro, sino hasta gravoso. Recientemente, el diario As publicaba el beneficio neto del encuentro de Copa Korac Clesa Ferrol-Orthez: 26.000 pesetas. El coste de los derechos arbitrales, pagos a la mesa de anotadores y atenciones ascendía a 417.000 pesetas.Si en algo la Federación Internacional de Baloncesto tiene fama de rigidez es en los términos económicos, que se extienden a todas las competiciones europeas. Sólo participar en la Copa de Europa implica unos gastos de inscripción de 300 marcos (16.500 pesetas) por cada jugador, que se amplían a 400 en el caso de jugadores que ocupen plaza de extranjero. La FIBA, según los estatutos aprobados en septiembre de 1981, se reserva un 5% de la recaudación de cada partido, pero, para no andar con cálculos, sustituye los porcentajes por un fijo. Así es más seguro.

De esta forma, cada partido de la fase preliminar de la Copa de Europa supone la obligación para el equipo que juega en casa de pagar 1.000 marcos (55.000 pesetas), que se elevan hasta los 2.000 (110.000 pesetas) por cada encuentro de la fase final.

La televisión no escapa al control, y así, toda retrasrimisión, en directo o en diferido, que exceda de un tiempo de tres minutos supondrá el pago a la FIBA de 400 marcos, si es partido de la fase preliminar, o de 1.000, si es encuentro de la fase final. Así calcula la FIBA el derecho que se otorga sobre el 25%, de lo que un club ingrese por contratos televisivos y publicidad estática.

El equipo que juega en casa ha de costear el trasladó y alojamiento de los dos colegiados y del comisario de la FIBA, designados para el encuentro. Las dietas están establecidas en 100 marcos diarios, por un mínimo de dos.días. Las atenciones, desde luego, no están detalladas, pero engrosan el coste del encuentro, en forma de regalos o servicios especiales. Copa de Europa femenina y masculina, Recopa, Copa Korac y Copa Ronchetti son los torneos europeos que abastecen las finanzas de dicho organismo.

El resumen puede resultar desolador en ocasiones. El Madrid, en un cálculo global de todos estos conceptos, deberá pagar por la Copa de Europa alrededor de dos millones de pesetas, lo que recaudó frente al Granarolo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de enero de 1985