Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un albañil de 60 años y un pinche de cocina ganan cada uno, 133 millones de pesetas con la quiniela

El albañil asturiano Cecilio Palacios Río, de 60 años, y el pinche de cocina catalán Esteban Trancón son los dos únicos máximos acertantes de la quiniela futbolística de la última jornada. Cada uno de ellos recibirá más de 133 millones de pesetas, exactamente 133.885.002 pesetas. Los 308 boletos de 13 aciertos recibirán, cada uno 869.383 pesetas, y los 5.918 boletos de 12 aciertos, 45.247 pesetas. El albañil dejará de trabajar, después de repartir unos cuantos millones entre sus hijos; el joven cocinero seguirá en el Park Hotel Andorra, después de tomar vacaciones en un lugar secreto y regalar a cada compañero de trabajo 200.000 pesetas. Al jefe, un poco más, 300.000 pesetas.

Cecilio Palacios Río, el albañil asturiano premiado con uno de los dos boletos de 14, no estuvo tranquilo hasta que comprobó que era realmente uno de los afortunados, según informa desde Oviedo Miguel Somovilla La radio y los periódicos aludían a un máximo acertante en Gijón, mientras que él vive en El Berrón, pequeña localidad del municipio de Siero, situada a 10 kilómetros de Oviedo, en la que selló su quiniela. La aparente contradicción, surgida porque en Gijón se centralizan los boletos de esta zona de Asturias, hizo desconfiar a Cecilio Palacios hasta el mismo momento en que logró aclarar el angustioso malentendido.Pasó la noche en vela, tras comprobar por la radio que los resultados de los partidos coincidían con los de su quiniela de ocho apuestas. A las nueve de la mañana se trasladó, en tren, a la delegación del Patronato de Apuestas Mutuas en Gijón, donde le confirmaron que era, efectivamente, el agraciado. A pesar de la alegría, Cecilio Palacios, de 60 años y empleado desde hace nueve en la fábrica de baldosas Suarsanch de El Berrón, tomó la noticia con relativa calma. Hecha la comprobación, decidió instantáneamente lo que ya había pensado durante la noche: no volvería a trabajar. Aún así, realizó el regreso sin prisas y tomó de nuevo el tren para volver a su domicilio.Pero al filo del mediodía, ya en su casa de El Berrón, empezó a comprobar los inconvenientes de su involuntaria e inesperada popularidad. Fue a partir de esa hora cuando se vio envuelto por una avalancha de periodistas y agentes de entidades bancarias que duraría ya toda la jornada. Emigrante en Venezuela durante 24 años, Cecilio Ríos está casado y tiene dos hijos -Gonzalo y Joaquín Palacios García, relojero y técnico de televisiones, respectivamente-, a quienes entregará 15 millones de pesetas a cada uno, según anunció ayer.El afortunado cubrió su boleto al azar, mediante un sistema similar a los dados. En total se gastó 360 pesetas, con las que rellenó una quiniela de cuatro dobles y otra sencilla de ocho columnas, que resultaría ser la de los 14 aciertos. El domingo por la tarde siguió las incidencias de los encuentros de fútbol por la radio, como hace habitualmente. Enseguida supo que tenía un boleto de 13, pero tuvo que esperar al final del partido Bilbao Athiétic Barcelona Atlétic para dar su definitivo salto de alegría.

Regreso de Venezuela

Después estuvo pegado a la radio hasta bien entrada la madrugada, "pero no conseguí dormir, porque insistían en que uno de los premiados era de Gijón señaló. Su mujer, Teresa García, estuvo más nerviosa que él desde que conoció la noticia. Ella fue precisamente la que más influyó para que ambos regresaran de Venezuela, donde él trabajaba de albañil. "Allí estábamos muy bien. Ganabamos dinero y vivíamos mejor que aquí, pero al final, como mi mujer insistía tanto, no me quedaba más alternativa que regresar o divorciarme, así que nos vinimos", afirmó.Cecilio Palacios nació en La Camocha (Gijón). Hace nueve años acertó un boleto de 13, premiado entonces con 112.000 pesetas. Ahora, convertido inesperadamente en millonario, una de sus principales aspiraciones es .vivir más tranquilo".

Por otro lado, en la quiniela hípica, los 225 boletos de seis aciertos recibirán, cada uno, 120.156 pesetas; y los 13.295 de cinco, 2.033 pesetas. La combinación fue la 4-2-8-7-9-8. Recaudación: 98.310.220 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985

Más información

  • El acertante catalán seguirá trabajando en un hotel de Andorra