JARDINERÍA

El hermoso y difícil crotón

Su cultivo supone un verdadero reto para el aficionado

Hay algunas plantas de interior de apariencia atractiva y que por ello pueden encontrarse en casi todas las floristerías. En algunos casos como el croton su aspeoto es engañoso porque su cultivo es bastante difícil. Este es un verdadero reto para el aficionado, que no debe emprender el cultivo sin antes tener en cuenta algunos pequeños detalles.El primero de ellos se refiere al colorido de la planta. Las hojas ofrecen los colores más vivos y brillantes cuando sobre ellas incide buena luz; por tanto, y salvo excepciones, habrá que buscar orientaciones al Sur y al Oeste. Eso no quiere decir que necesiten sol directo. Recuerde que para las plantas de interior la mejor luz se consigue tamizando la luz mediante visillos o cortinas, no muy tupidos, partiendo de una orientación suficientemente iluminada; sí la luz llega a la planta desde dos ángulos distintos, mejor.

Si su interior resulta cálido en invierno no se preocupe, sólo en el caso de que la temperatura nocturna descienda por debajo de los 12 grados centígrados o los 14 habría que replantearse el cultivo, pues las hojas tenderían a pardear en los bordes. En cambio, sí debe procurar un ambiente húmedo mediante pulverizaciones de agua tibia sobre las hojas (a diario, si puede ser), complementando esta medida con un humidificador o unos platillos de agua cerca de los radiadores para humectar el aire. Si la humedad atmosférica no es suficientemente alta, las puntas de las hojas adquirirán un tinte marrón que hará desmerecer la planta.

El agua de riego también debe ser abundante, sobre todo en primavera y verano, reduciéndose los riesgos hacia principios de otoño. Hay que vigilar el drenaje para evitar encharcamientos de agua en torno a las raíces, porque sería muy perjudicial. De mayo a agosto conviene fertilizar con un compuesto líquido cada 15 o 20 días. Tampoco está de más cambiar cada año de maceta y renovar parte de la tierra en el mes de febrero. Evite las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura, ya que eso origina caídas de hojas.

Si se anima a seguir todos estos consejos podrá obtener una planta muy singular con tonalidades de hojas cambiantes y sumamente atractivas que pueden dar color a una habitación. En ese sentido, el croton es casi casi una planta repollo, aunque no lleve partida de nacimiento, porque no hay dos iguales. Y eso requiere, naturalmente, un mayor esfuerzo para obtenerla.

UNA PLANTA MALAYA

Los crotones son plantas de origen malayo: el género Codiaeum comprende unas 15 especies de las que normalmente sólo una se encuentra en cultivo: C. variegatum pictum. Su principal atractivo es el color cambiante de sus hojas, por lo general de fondo oscuro y manchadas de amarillo, rojizo, pardo, verde e incluso blanco. Las hojas adoptan formas variadas, desde filamentos delgados a óvalos anchos. Quizá por todo ello el croton adquiera en el lenguaje de las plantas el significado de capricho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de enero de 1985.