Alrededor de 30 presos de ETA, aislados en la prisión de Alcalá-Meco

Alrededor de 30 presos de ETA fueron aislados el lunes en la prisión de máxima seguridad de Alcalá-Meco, en Madrid, tras los incidentes ocurridos al negarse los presos a volver a sus celdas, alegando que querían celebrar la Navidad. Durante los altercados intervino la Policía Nacional en el interior de la prisión, donde los funcionarios registraron todas las celdas de los reclusos etarras y se encontraron varios cubos de fruta fermentada para preparar bebidas alcohólicas.Los incidentes comenzaron alrededor de las 15 horas del domingo, hora habitual del recuento, cuando los internos de las distintas ramas de ETA se negaron a regresar a sus celdas, alegando que querían celebrar la Navidad. Cuando los funcionarios intentaban convencerles para que volvieran a sus respectivas celdas, un grupo de presos comenzó a arrojarles botellas, vidrios y otros enseres. En el transcurso de los incidentes, un funcionario fue agredido por varios presos y resultó con lesiones leves.

Momentos después, la policía, según las ordenes tramitadas por la Dirección de Instituciones Penitencias y la Dirección de la Seguridad del Estado, penetró en el interior de la prisión para que los funcionarios pudieran realizar un registro en las celdas de los etarras. Tras el registro, que se prolongó hasta las 21 horas del lunes, fueron trasladados a celdas de aislamiento una treintena de presos etarras y los restantes, recluidos en sus celdas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de diciembre de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50