Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Finalizó el congreso del partido en el gobierno

Benegas piensa compatibilizar la secretaría de organización con sus funciones como dirigente de los socialistas vascos

José María Txiki Benegas, secretario general de los socialistas vascos, supo a las diez y media de la mañana de ayer que iba a ser el secretario federal de Organización, cuando un hombre del servicio de seguridad le dio la enhorabuena. A las cuatro de la madrugada de ayer, Benegas había abandonado el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid convencido de que tal cargo iba a ser ocupado por Manuel Chaves. Esta designación, comunicada por Felipe González al interesado media hora antes de que se cerrara oficialmente la candidatura, causó una profunda preocupación en los miembros de la delegación vasca.Benegas, tras el acto de clausura de este 30º congreso socialista, apuntó la posibilidad de compatibilizar sus nuevas funciones con las que viene desarrollando en el País Vasco como parlamentario y al frente de los socialistas de esa comunidad. Tras afirmar la sorpresa por su designación, remitió esta decisión a un próximo debate con sus compañeros del Partido Socialista de Euskadi (PSE). "No he tenido tiempo de pensar en las consecuencias que mi nueva situación puede llevar consigo", dijo Benegas, al ser preguntado si a partir de ahora se abriría un proceso para elegir a un hombre que le sustituyera, tanto al frente del partido como en la cámara legislativa.

Con inquietud fue recibida la noticia por los delegados vascos asistentes al congreso. En vano trataron de que Felipe González reconsiderara su actitud con el argumento de la difícil situación que existe en el País Vasco y el papel fundamental que Benegas allí realiza, en un momento en el que, precisamente, los socialistas vascos han ofrecido un pacto de legislatura al gobierno autónomo, del que José María Benegas es máximo interlocutor.

Estas mismas consideraciones las había realizado antes el interesado al secretario general, Felipe González, sin resultado alguno. Al parecer, el presidente del gobierno considera que ambas responsabilidades se pueden asumir.

Los socialistas vascos, no obstante, hablaban "del fin" del Partido Socialista de Euskadi. El PSE tiene previsto su congreso para el próximo mes de marzo y ese será el momento de decidir si Benegas debe abandonar la secretaría general y dedicarse excusivamente a las tareas de Madrid.

En opinión de un dirigente de Guipúzcoa el hecho de que su actual secretario general asuma ambas funciones resulta- "imposible funcionalmente y políticamente impresentable". Para Ricardo García-Damborenea, secretario general de los socialistas de Vizcaya, Benegas debe abandonar el Parlamento Vasco. "No podemos estar pendientes de que Txiki vaya al congreso de Andalucía para solucionar un problema en Euskadi" añadió García Damborenea. Benegas asume esta tarea cuando en los próximos meses está prevista la celebración de buen número de congresos regionales, que obligarán al titular de Organización a asumir una función, calificada de apagafuegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 1984

Más información

  • Malestar e inquietud entre los delegados del PSE