Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Finalizó el congreso del partido en el gobierno

Sólo cuatro nombres nuevos en la ejecutiva

Solamente cuatro personas, todas ellas consideradas cercanas a las posiciones de Alfonso Guerra, se incorporaron a la comisión ejecutiva surgida ayer del 30º Congreso del PSOE, y tres de ellas entraron para ocupar puestos de segunda responsabilidad.Francisco Fernández Marugán el ex subdirector del Gabinete (le la Presidencia, y Matilde Fernández, del sector ugetista madrileño accedieron tan sólo a vocalías de la comisión.

Mientras que Alejandro Cercas una de las cabezas del sector de fontaneros (guerristas) en la Federación Socialista Madrileña, desempeñará la relativamente poco importante Secretaría de Participación Ciudadana. Elena Flores, que ya venía ocupándose oficiosamente de temas exteriores por cuenta del PSOE, fue nombrada secretaria de Relaciones Internacionales, cargo de nueva creación en la ejecutiva.

Al margen del presidente, el secretario y el vicesecretario general permanecen en los mismos puestos los secretarios de Administración, Emilio Alonso; de Comunicación -antes Imagen-, Guillermo Galeote, y de Cultura, Salvador Clotas. Manuel Chaves pasa de ocuparse de temas sindicales a la Secretaría de Economía, y amplía de este modo su campo dle funciones.

Jose María Txiki Benegas, que llevaba 10 años en la ejecutiva socialista, ascendió a la importante Secretaría de Organización, desplazando a Carmen García Bloise, quien pasó a una vocalía. Enrique Múgica, otro veterano en la dirección anterior al congreso de Suresnes, será secretario de Política Institucional, y desplaza en sus funciones al joven gallego Salvador Fernández, quien también fue relegado a una vocalía. Javier Sáenz Cosculluela, presidente del grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, ocupará otra de las vocalías, seguido del obrero asturiano Jose Ángel Fernández Villa.

Incompatibilidades

La reducción a 17 de los 25 puestos en la ejecutiva y el principio moral de las incompatibilidades -no aplicado, de hecho, en el caso de Benegas-, forzó la salida de la dirección del partido de todos aquellos que tienen altos cargos en la Administración; ocho personas en total, entre ellos los ministros de Educación, Cultura y Trabajo -los dos primeros habían expresado su deseo de permanecer en la ejecutiva-.

También abandonaron la ejecu tiva el presidente de la Generalitat valenciana, Joan Lerma -pese a haber mostrado su oposición a esta decisión- y los titulares de las desaparecidas secretarías de Acción Municipal, Luis Fajqrdo, y Acción Social, Ciriaco de Vicente, este último a petición propia. Los vocales Josep María Raimon Obiols, secretario general del PSC; Francisco López Real y Pedro Bofill, portavoz hasta ahora del partido, también fueron cesados por Felipe González.

La media de edad de la nueva ejecutiva es de 42 años. El más veterano es el presidente, Ramón Rubial, con 78 años, y Salvador Fernández, con 31 años, es el más, joven.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 1984