Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reestructuración de los Servicios Informativos / y 2

Crisis y soluciones

Los telediarios, columna de la programación y factor decisivo en la imagen y credibilidad del medio, han tenido una historia convulsa en los dos años de gestión socialista. José Luis BaIbín, primer director de los informativos, fue destituido por Calviño en septiembre del pasado año. Todos los telediarios cambiaron de directores y presentadores (incluido el experimento de Pepe Navarro como conductor de la primera edición). Alguno se vio forzado a dimitir por errores profesionales involuntarios (Asunción Valdés) y otros fueron removidos, como Pablo Sebastián, hoy fuera de TVE.La crisis en los telediarios se agudizó en los últimos meses con la destitución de Luis Mariñas, director de la segunda edición (30 de junio), y de Joaquín Arozamena, director de la primera edición (el pasado 2 de octubre). Enrique Vázquez alegó para destituir a Mariñas que éste se había negado a transmitir una conferencia de Prensa del presidente del Gobierno organizada por RNE. No se dio por TVE, según Mariñas y su equipo, por orden expresa de Vázquez. Pasado el verano, Mariñas fue nombrado asesor del secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero.

La destitución de Mariñas rompió uno de los equipos más cohesionados de los telediarios, que se autoproclamaban independientes. Dimitieron por solidaridad con Mariñas, su inmediato superior, el subdirector de informativos diarios, Ramón Barro; los dos subdirectores del telediario, Secundino González y Manuel Campo; Carlos Estévez, coordinador de Nacional; los realizadores Juan Luis Bustos y Carlos Rubio y el productor José Ramón Eguiluz. Secundino González se encuentra todavía a la espera de destino y Barro compatibiliza ahora su condición de redactor con el trabajo en el gabinete de Prensa del Ministerio de Sanidad, organismo del que es funcionario. Manuel Campo tiene una oferta para presentar el principal telediario de la televisión catalana, TV-3.

La reestructuración aparca por el momento aspectos que pueden limitar la profesionalidad e independencia, de los redactores. Al menos cuatro de los 11 redactores que trabajan en el principal telediario son funcionarios o empleados del Ministerio de Sanidad, Secretaría de Estado para la Información, empresas públicas y sociedades que trabajan para la banca privada, algunos con nivel de jefe de prensa. También en los telediarios del fin de semana hay redactores que trabajan en algún ministerio y oficiales militares en activo.

La estructura favorece que los adscritos a programas semanales -la mayoría de la plantilla tengan una situación mucho más cómoda y con menor ritmo de producción que en los diarios.

Joaquín Arozamena cumplió el pasado día 13 diez años ininterrumpidos en los telediarios. Dirigió la primera y la tercera edición y el telediario de la segunda cadena. Es un profesional disciplinado y fiel a la empresa. Resume sus impresiones con una paráfrasis del Sísifo de Albert Camus: "Se tiene la certeza de que las cosas no tienen solución pero se debe actuar siempre como si la tuvieran".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 1984