Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Administración autorizará la inversión en títulos de organismos internacionales

El Ministerio de Economía ampliará en fecha próxima la autorización a los residentes en España de invertir en títulos de renta fija denominados en divisas, aceptando que se puedan adquirir emisiones de organismos internacionales en los que participa España, como el Banco Mundial. Desde la liberalización decidida en el pasado mes de julio, los inversores nacionales han destinado 5.426 millones de pesetas a la adquisición de títulos de instituciones españolas, en especial del Reino de España, denominados en divisas.

Los particulares y sociedades residentes en España pueden, desde el pasado mes de julio, invertir libremente en emisiones de instituciones y sociedades españolas realizadas en divisas como consecuencia del levantamiento de la suspensión temporal -decidida en el verano de 1982- a realizar dicha actividad. En aquel momento, y ante la disminución del nivel de reservas de divisas, consecuencia del deterioro del comercio exterior español y de la salida de capitales para cubrirse ante la entonces previsible victoria de los socialistas en las elecciones generales, el Gobierno de UCD suspendió temporalmente la posibilidad de que se invirtiera en divisas en este tipo de emisiones.El objetivo era tratar de impedir que una parte del decreciente y escaso ahorro interno español sirviera para financiar las actividades de organismos internacionales. La depreciación continuada de la peseta frente al resto de monedas de los países industrializados, en especial en relación al dólar, y los altos tipos de interés existentes en los mercados internacionales proporcionaba una elevada rentabilidad real a aquellos que se decidieran a invertir en esos títulos.

Una parte importante de la adquisición de títulos de esas características se justificaba por parte de las empresas para cubrirse del riesgo de cambio que tenían por su endeudamiento exterior; otra parte correspondía simplemente a inversores que obtenían fuertes rentabilidades al convertir sus compras en dólares a pesetas.

La salida de divisas en los meses previos a las elecciones provocó que se tomara la decisión de suspender la salida libre a los mercados internacionales, aunque desde esa fecha hasta el pasado mes de julio se podía lograr si el Ministerio de Economía autorizaba en cada caso concreto una inversión de esas características.

El cambio de tendencia en el comportamiento de la balanza de pagos por cuenta corriente, que en 1984 tendrá superávit, y las previsiones de que en el próximo ejercicio se vuelva a repetir la misma situación, aunque con menor intensidad -aproximadamente, unos 800 millones de dólares-, va a originar una acumulación de reservas superior a los 4.000 millones de dólares en 1984 y una cantidad inferior en 1985.

Este importante aumento de las reservas ha permitido que la Administración central haya procedido a pagar anticipadamente una parte de su deuda exterior contraída en los ejercicios en los que se produce una salida de divisas y a que se volviera a autorizar, de forma limitada, la inversión de particulares en emisiones denominadas en divisas.

Levantada la suspensión

En el pasado mes de julio, el Ministerio de Economía levantó la suspensión existente y autorizó la inversión libre en emisiones sacadas al mercado por instituciones o empresas españolas. El levantamiento de la suspensión no afectó a las compras de emisiones realizadas por organismos internacionales en los que participe España ni planteó la posibilidad de que se invirtiera en cualquier otro tipo de emisiones realizadas por empresas o instituciones de otros países.En los cuatro meses en los que la liberalización ha tenido lugar, las instituciones financieras domiciliadas en España han negociado la adquisición de 5.426 millones de pesetas -aproximadamente, 32,5 millones de dólares- en títulos de emisiones españolas en el exterior. La mayor parte de los títulos buscados por los inversores españoles ha ido a la adquisición de valores denominados en dólares -3.300 millones de pesetas-, y en marcos alemanes, 1.200 millones de pesetas.

El Ministerio de Economía, a la luz de los datos de comercio exterior y de comportamiento del nivel de reservas de divisas, ampliará próximamente la autorización a títulos de organismos internacionales, y a lo largo de 1985, se procederá a autorizar la inversión libre en títulos de renta fija denominados en divisas emitidos por cualquier entidad o empresa internacional.

Existe una razón adicional, en opinión de medios del Ministerio de Economía y Hacienda, para justificar un incremento en la liberalización de las inversiones de españoles en el exterior, aunque sea en valores de renta fija. La incorporación de España al Mercado Común va a exigir toda una serie de disposiciones tendentes a hacer efectiva la plena libertad de circulación de capitales. Las autoridades españolas prefieren ir adaptándose en la misma medida en que las condiciones reales de la economía lo vayan permitiendo, y por eso, con unas reservas de divisas. que serán superiores a los 16.000 millones de dólares al finalizar el año actual se considera que es el momento adecuado para proceder a una liberalización casi total.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 1984

Más información

  • Adquiridos 5.426 millones de pesetas en emisiones del Reino de España