Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo Popular del Ayuntamiento resta trascendencia a sus acusaciones de malversación

José María Álvarez del Manzano, portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid, negó ayer que su grupo hubiera acusado oficialmente al PSOE y al PCE de corrupción y hubiera afirmado que existe delito en los hechos denunciados durante la conferencia de prensa celebrada el jueves, que calificó como "aplicación indebida de fondos públicos, lo que técnicamente es una malversación de fondos".Juan Barranco y Adolfo Pastor, portavoces de los grupos socialista y comunista, respectivamente, afirmaron que se ha puesto el caso en manos de los servicios jurídicos municipales por si en las acusaciones de la oposición hubiera base suficiente para actuar por la vía penal, como partidos políticos o como integrantes del equipo de gobierno. "Nuestra respuesta se ajustará a lo que dijo cada uno de los representantes del Grupo Popular ante los medios informativos", afirmó Barranco.

La conferencia de prensa conjunta celebrada ayer por miembros de los tres grupos políticos con representación municipal al término de la reunión de la comisión permanente transcurrió sin incidentes hasta que Barranco y Álvarez del Manzano repartieron por separado varios documentos sobre las acusaciones de malversación de fondos supuestamente detectadas en la Junta Municipal de San Blas, donde según el Grupo Popular se paga a una vocal, militante socialista, una cantidad fija a cargo de los fondos de asistencia social.

Barranco hizo entrega a los periodistas de un informe del Servicio Contencioso del Ayuntamiento en el que se afirma que "en opinión de la asesoría jurídica no existe malversación de fondos, no se aprecia dolo ni culpa y no puede ser confundida la malversación propia o impropia con simples, problemas administrativos de consignación presupuestaria".

Por otra parte, Barranco reconoció que en la comisión permanente del Ayuntamiento, donde se habían aprobado todos los puntos del orden del día por unanimidad, Álvarez del Manzano no había hablado de malversación al referirse a las supuestas irregularidades, sino de aplicación indebida de fondos, y pidió explicaciones sobre las acusaciones realizadas por el Grupo Popular, "que van en perjuicio de la convivencia y en detrimento del buen nombre de las personas y de las instituciones".

Barranco, que se había entrevistado con Álvarez del Manzano, anunció que se ha convocado una reunión para la próxima semana a la que asistirán Enrique Villoría y Álvarez del Manzano, por el Grupo Popular, y Adolfo Pastor y Barranco, por el equipo de gobierno, y que se pedirá al Tribunal de Cuentas que realice una auditoría "hasta el fin de nuestro mandato".

El portavoz de la oposición, que además de entrevistarse con Barranco lo hizo con el alcalde, Enrique Tierno, y con Adolfo Pastor, afirmó que "la denuncia de aplicación indebida de fondos públicos no es un insulto a los concejales de izquierda. En los hechos denunciados no existe ánimo doloso, sino un tratamiento administrativo indebido, que supone técnicamente una inalversación". El portavoz del Grupo Popular añadió que "si existiera delito hubiéramos ido al juzgado de guardia".

Álvarez del Manzano consideró, ante la acusación de Barranco de haber esperado a la discusión del caso Flick para presentar su denuncia, que se trata sólo de una coincidencia.

El Grupo Popular entregó una nota en la que se informa que la sede de Alianza Popular en San Blas, distrito al que se refieren las supuestas irregularidades, fue asaltada el jueves por la noche. También sufrió daños a consecuencia de algún golpe el vehículo del presidente del partido en el distrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984