Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'trenets' de la muerte

Valencia
El accidente ocurrido el pasado 30 de octubre cerca de Villajoyosa (Alicante) al chocar dos trenes en la línea de vía estrecha Alicante-Denia, en él que murieron nueve personas, ha puesto de actualidad los problemas de seguridad que tienen los trazados valencianos de los Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE). El trenet, como es popularmente denominado, cuenta con una línea en Alicante y cinco en Valencia. Desde 1978 han muerto en ellas 113 personas en accidentes y se han producido numerosas manifestaciones de protesta.

Con la entrada en vigor del estatuto de autonomía, hace más de dos años, la Generalitat pasó a ostentar la titularidad de las seis líneas valencianas de FEVE; sin embargo, continúa sin hacerse cargo de su gestión. Los problemas estriban en el cálculo del denominado coste efectivo y en la determinación de los planes futuros de inversión para renovar vías y convoyes, y mejorar o suprimir pasos a nivel, que está siendo objeto de negociación. Esto último supone también fijar la aportación económica que hará con tal fin la Administración central y FEVE al traspasar la gestión al Gobierno autónomo. La colisión del 30 de octubre ha alertado de nuevo sobre los peligros del trenet. Sin embargo, no es el tipo de accidente más frecuente que ocurre en estas líneas. La de Alicante-Denia registró uno en 1977, a causa del cual falleció una persona. Desde entonces no se había producido otro. Sí han sido muchas las colisiones con automóviles, que es el tipo de siniestro más frecuente, junto con los arrollamientos de personas, en ocasiones porque se arrojan a la vía.

La escasez de inversiones en las líneas valencianas de FEVE desde hace unos buenos 20 años hasta 1983, junto con el crecimiento de los núcleos de población, ha aumentado el riesgo de accidentes. El presidente de FEVE, Fernando de Esteban, ha manifestado a este periódico que la peligrosidad obedece, entre otras cosas, a que "el trazado tiene 100 años, y mientras que antes discurría por el campo o la huerta valenciana, ahora. muchos tramos son urbanos". Puntualiza que "la siniestralidad en las líneas de FEVE no es excesivamente mayor que la de Renfe" y que "no es comparable, porque tampoco lo es la de una autopista con una carretera".

En los 115 kilómetros que tienen las cinco líneas de Valencia hay nada menos que 444 pasos a nivel, de los que están automatizados algo menos de 50, y en los 100 kilómetros de la de Alicante existen 151 pasos a nivel y sólo 14 están automatizados. Hay unos 20 millones de pasajeros al añojo que supone casi el 20% del total nacional de FEVE.

La causa más frecuente de las colisiones con vehículos son los despistes de los conductores, que no ven el semáforo.

Según manifiesta el conseller de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes de la Generalitat, Vicent Llombart, se está llevando a cabo un plan de seguridad para, entre otras cosas, suprimir unos pasos a nivel y automatizar otros. La Generalitat ha destinado 300 millones de pesetas a este fin en el presupuesto de 1985, e intentará que contribuyan, junto al Ministerio y FEVE, los ayuntamientos afectados. Por otra parte, las obras del suburbano de Valencia, que se están realizando actualmente, supondrán, cuando estén acabadas, la supresión de una docena de pasos a nivel.

La escasez de inversiones en los trazados valencianos de FEVE concluyó con la entrada de la nueva Administración en 1983, señala Fernando de Esteban. En ese año se invirtieron 7.500 millones de pesetas, "cantidad similar a la suma de las inversiones realizadas en los cinco años anteriores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984

Más información

  • 113 muertos desde 1978 en las líneas de vía estrecha de Valencia