Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La manifestación contra la política educativa del Gobierno

Las presiones desde la calle han acompañado al proceso legislativo sobre la educación

Las presiones mediante concentraciones y manifestaciones callejeras se han venido sucediendo a lo largo de todo el proceso legislativo en materia de educación, desde que el problema de la política educativa se planteara dentro del debate sobre la Constitución. Con la llegada del PSOE al poder, en octubre de 1982, las tensiones se acentuaron y las concentraciones de unos pocos miles se convirtieron en movilizaciones multitudinarias contra la ley orgánica del Derecho a la Educación (LODE).

Coincidiendo con la discusión en las Cortes del artículo 26 de la Constitución, la Confederación Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) promovió una serie de concentraciones, que culminaron, el 3 de junio de 1978, con la celebrada en el Palacio de Cristal de Madrid. Se reunieron allí unas 8.000 personas, bajo el lema Libertad de enseñanza para todos. Ese mismo día se desarrollaba también en Madrid una manifestación de "homenaje a la bandera nacional", convocada por Falange.La aprobación de la ley del Estatuto de Centros Docentes, durante el Gobierno de UCD, provocó una campaña de movilización de padres promovida por la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), que con centró en el Palacio de Deportes de Madrid, el 18 de diciembre de 1979, a más de 12.000 personas.

Por otra parte, las federaciones de enseñanza de CC OO, CNT, CSUT, USO y Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza acordaron diversas acciones de protesta. Dentro de éstas, el 21 de noviembre de 1979 se registró una jornada de lucha contra el proyecto de ley, prolongada el mes siguiente con marchas, huelgas y asambleas de estudiantes, que se oponían también al proyecto de ley de Autonomía Universitaria. Una nueva concentración, convocada por la Concapa, reunió, el 4 de abril de 1981, en la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid, a unas 18.000 personas, que exigían una ley de protección a la familia y la urgente tramitación de la ley de Financiación de la Enseñanza Obligatoria. Sin embargo, ha sido la ley orgánica del Derecho a la Educación (LODE), propugnada por el Gobierno socialista, la que ha suscitado mayor oposición, circunscrita en este caso al campo de la derecha..

Las movilizaciones tendrían su punto culminante el 17 de diciembre de 1983 en Madrid, donde unas 800.000 personas, según los organizadores, y 250.000 según la Policía Municipal, convocadas por la Concapa, apoyada por la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), la CECE y la Federación de Sindicatos Independientes de la Enseñanza (FSIE), se manifestaron en Madrid para protestar contra el proyecto de LODE, que se debatía entonces en el Congreso. En Barcelona, los convocantes reunieron a unas 8.000 personas. El 18 de diciembre concluía en Sevilla esta primera serie de movilizaciones. Acudieron unas 100.000 personas, procedentes de varias provincias.

Las mismas entidades convocantes, Concapa, CECE, FERE y FSIE, organizarían para el 25 de febrero de 1984 una Marcha sobre Madrid. Las estimaciones de asistentes oscilaron entre las 150.000 personas, según el Gobierno Civil, y un millón, según los organizadores. El Ministerio de Educación estimó que la manifestacion resultó "un completo fracaso", ya que asistieron menos personas que a la del mes de diciembre, en que se trataba de concentraciones simultáneas en Madrid y provincias.

Finalmente, un nuevo dato vendría a reforzar a los partidarios de la movilización: el éxito de la manifestación contra la ley de enseñanza del ministro Savary, celebrada en París el 24 de junio de 1984, la más impresionante que se ha conocido en la capital francesa, que reunió a más de un millón de personas y provocó la remodelación del Gobierno francés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984