Un sacerdote y una periodista declararon en el 'caso Urquijo'

El sacerdote José Antonio Galera, que recibió confidencias de Rafael Escobedo, y la periodista Amalia Enríquez, que pasó a máquina las declaraciones de Escobedo, prestaron declaración ayer en el segundo sumarlo por el asesinato de los marqueses de Urquijo.

El interrogatorio del sacerdote José Antonio Galera se prolongó durante dos horas, desde las cinco hasta las siete de la tarde.

Al salir dijo a los informadores: "Comprendan, soy sacerdote y no puedo decir nada". Cuando algunos informadores insistían y los redactores gráficos le hacían fotografías, el sacerdote apresuró el paso y exclamó: "Qué vergüenza".

Hernández Mora, abogado de Myriam de la Sierra, que salió acompañado por el letrado de Juan de la Sierra, dijo que el sacerdote había negado las palabras que Rafi había puesto en su boca.

Amalia Enríquez, periodista de Antena 3, cuyo testimonio fue propuesto por el fiscal, dijo que Escobedo fue quien redactó sus propias declaraciones a Interviu y que ella sólo hizo algunas correcciones gramaticales y las paso a máquina.

La periodista conoció a Escobedo el 1 de agosto de 1983, con motivo de una entrevista para un programa de radio y que Los 44 folios de Interviu fueron redactados por Rafi por si le ocurría algo en la huelga de hambre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de noviembre de 1984.

Lo más visto en...

Top 50