Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDL aprueba su disolución para integrarse en el Partido Reformista

El Partido Demócrata Liberal, liderado por Antonio Garrigues Walker, adoptó ayer la decisión de disolverse para pasar a integrarse en el futuro Partido Reformista Democrático (PRD), que surgirá del congreso constituyente que se celebrará en Madrid el próximo 23 de noviembre. Garrigues será, probablemente, el presidente del PRD, toda vez que el principal inspirador de la operación, Miquel Roca, no se afiliará formalmente al partido, por seguir vinculado a Convergència Democrática de Catalunya. Florentino Pérez, ex miembro de UCD, cuenta con las mayores posibilidades de convertirse en el secretario general del PRD. Asistentes a la reunión del consejo federal del PDL admitieron ayer que Garrigues encontró algunas dificultades mayores de las previstas para lograr la disolución del partido. Se mostraron especialmente reacios algunos militantes de Aragón. La votación registró 79 votos favorables a la disolución del partido, cuatro en contra y nueve abstenciones.

La operación reformista sufrió hace dos días un ligero traspiés, cuando Ignacio Camuñas, presidente del Partido de Acción Liberal (PAL), anunció que no se sumaría al Partido Reformista. Con ello parecen culminar las tensiones entre Ignacio Camuñas y Miquel Roca.

El primero ha explicado que la situación del principal líder de la operación reformista, Miquel Roca, que sigue integrado en Convergència Democrática de Catalunya con el cargo de secretario general, es la principal razón para "suspender su participación" en dicha operación.

"Miquel Roca -dijo Ignacio Camuñas- tiene que tener un papel explícito dentro del Partido Reformista", ya que esta situación "puede crear cierto confusionismo", en palabras de Camuñas, quien añadió que podría salvarse mediante un pacto de coalición entre el Partido Reformista y Convergencia Democrática, pacto "al que no parece muy dispuesto" el partido catalán.

Todo esto pone en duda, según opina Ignacio Camuñas, la construcción de "ese gran partido nacional, de corte liberal-progresista, fundamental como oferta única legislativa entre el bloque conservador y el socialista". De clarificarse estos temas, el PAL estaría dispuesto a reabrir el diálogo -señaló Camuñas-, aunque "de momento parece que no hay voluntad política por parte de Convergència y de Miquel Roca". El PAL, creado hace poco más de un año, agrupa fundamentalmente a algunos ex militantes de UCD.

Por su parte, Miquel Roca, líder de la operación reformista, declaró con respecto a esta decisión de la junta directiva del PAL que este partido "no representó nada cuando se sumó a la operación reformista y nada representa el hecho de que se marche'". Miquel Roca participó ayer en la sesión del consejo federal del Partido Demócrata Liberal de Antonio Garrigues, que acordó la disolución. Allí, el dirigente de la Minoría Catalana en el Congreso de los Diputados aseguró que el futuro Partido Reformista será la única opción posible frente al socialismo en las próximas elecciones legislativas de 1986.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 1984