Un colegio cobraba a los padres un seguro de accidentes que sólo cubría al 50% del alumnado

La madre de un alumno, del colegio Nuestra Señora de la Vega, situado en el barrio madrileño de El Pilar, ha denunciado que el centro cobra anualmente a cada alumno una cantidad para pagar un seguro de accidentes en el recinto escolar y, sin embargo, en la póliza contratada con la compañía de seguros Mapfte sólo figura la mitad de los niños que estudian en el centro, concretamente estaban asegurados 600 niños de los 1.197 que abonan la cuota.

Por este motivo, la compañía aseguradora se negó a pagar la rehabilitación de un alumno del colegio al que se realizó una delicada intervención quirúrgica a consecuencia de un accidente que ocurrió durante el recreo. Uno de los responsables de la compañía de seguros manifestó que "en otros casos similares hemos pagado la totalidad de los gastos que se han derivado del accidente, pero en esta ocasión no lo hemos hecho porque la diferencia entre los alumnos reales existentes y los asegurados significa una ocultación de riesgo por parte del colegio".Mapfre se puso en contacto con el administrador del colegio para actualizar la póliza y reclamar la parte proporcional de los gastos por accidente que la compañía de seguros ya había pagado "porque desconocíamos que había más niños de los asegurados". El asunto lo están estudiando los abogados de ambas partes, y, según manifestó el administrador del colegio Nuestra Señora de la Vega "en ningún momento nos hemos negado a pagar nada a lo que estemos obligados, pero hemos estado estudiando la responsabilidad que teníamos en todo el asunto".

Los responsables del colegio han decidido, finalmente, pagar todos los gastos derivados del accidente y liquidar el saldo que la compañía aseguradora tenía a su favor. Por otro lado, han contratado para el presente curso escolar una nueva póliza contra accidentes que cubre el número real de alumnos del colegio.

Francisca Chico, madre del niño accidentado, manifestó que existen otras irregularidades en el colegio, porque la suma total que el colegio percibe, 5.000 pesetas por niño, para cubrir los gastos del gabinete psicológico; la atención médica, que consiste en una revisión anual, y el seguro de accidentes, es muy superior al coste real de los tres servicios.

"Según las cuentas que pueden hacerse con los datos disponibles", añadió Francisca Chico, "el colegio se embolsa casi seis millones de pesetas por la prestación de estos tres servicios. Aunque se reste el precio de la póliza de seguros y los honorarios del médico, que en total suman unas 300.000 pesetas, quedan más de cinco millones y medio, que no creo que se destinen en su totalidad a pagar a los expertos empleados en el gabineje psicológico?".

Fuentes de la dirección del colegio rebatieron las acusaciones anteriores y alegaron la existencia de otros gastos, y de mayor cuantía, que los descritos por la denunciante, pero no llegaron a especificar el importe de cada servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de septiembre de 1984.