El Pentágono inicia una investigación para conocer por qué se estrelló un avión B-1A

El Pentágono norteamericano ha iniciado una investigación para conocer las causas del accidente de un prototipo del avión nuclear B1A que se estrelló el pasado miércoles en la base de Edwards, a 240 kilómetros de Los Ángeles, y que causó la muerte del colpiloto del aparato. Un portavoz de las Fuerzas Aéreas norteamericanas ha manifestado que se ignora si el accidente fue consecuencia de un fallo de los sistemas del aparato o un error de navegación del piloto.

El avión, que realizaba su 127º vuelo, formaba parte de una partida de aparatos que la Fuerza Aérea norteamericana había comprado a la compañía Rockwell International por valor 20.500 millones de dólares (cerca de tres billones y medio de pesetas).

El BIA es un cuatrirreactor de alas móviles, de dimensiones; muy reducidas, que puede volar a una velocidad de 2,1 mach (2.160 kilómetros por hora) a una altitud de 15.240 metros, siendo capaz de penetrar tras las líneas enemigas, depositar sus bombas a baja altura y escapar al control de los radar. Su tripulación se compone de cuatro personas y es capaz de lanzar sus cohetes desde una altura del suelo de 60 metros. El B 1 A puede transportar 51.750 kilogramos de cohetes y bombas y mide cerca de 45 metros de largo.

La concesión de la construcción del modelo a la empresa Rockwell International supuso la contratación de 70.000 obreros y contratos con 500 empresas concesionarías de tecnología militar. Los diversos aplazamientos de su construcción elevaron el precio del aparato de 84 millones de dólares en 1974 a 200 (33.000 millones de pesetas) en la actualidad.

El B1A, equivalente,al aparato soviético Backfire, realizó su primer vuelo el 23 de diciembre de 1974, después de que la Administración del presidente John Kennedy decidiera renovar en un período de seis años la flota de aparatos de la Fuerza Aérea y sustituir a los B52, que habían perdido su operatividad con el paso del tiempo y el avance de la técnica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS