Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una hija de Rossi muere en accidente, en Acapulco, cuando viajaba en una motora con el hijo de la nieta de Franco

Mathilda Rossi, hija mayor del anticuario Jean Marie Rossi -el compañero durante los últimos años de María del Carmen Martínez-Bordiú, la nieta del anterior Jefe del Estado- sufrió el pasado viernes un accidente mortal en la bahía de Acapulco (México) al ser alcanzada por la hélice del barco en que navegaba, tras caer al agua. En la embarcación también se encontraba Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordiú, de 9 años, hijo de María del Carmen y del duque de Cádiz. El muchacho sufrió un gravísimo accidente de tráfico el pasado mes de febrero, en el que perdió la vida su hermano Francisco, que contaba 11 años de edad.

No fue posible establecer ayer con claridad cómo se produjo al accidente de Acapulco. Al parecer, en la embarcación no viajaba ninguna persona adulta y Mathilda Rossi se encontraba en ella en compañía de una de sus dos hermanas y de Luis Alfonso, el hijo menor de María del Carmen Martínez Bordiú y Alfonso de Borbón.Jean Marie Rossi tenía tres hijas de su matrimonio con Bárbara Rossi: Mathilda, la mayor, y dos gemelas. La madre, que se encontraba en su domicilio parisino del barrio de Rueil-Malmaison en el momento de conocer la noticia, a últimas horas de la tarde del pasado viernes, intentó desplazarse a México, lo que le resultó imposible realizar hasta la mañana del sábado, según informa Feliciano Fidalgo desde París.

La empleada de hogar que atiende el teléfono en el domicilio de los Rossi en la capital francesa manifestó que Bárbara se mostró muy afectada al conocer la muerte de su hija mayor.

Bárbara Rossi, según esta misma fuente, tiene previsto su regreso a París en la noche del próximo martes, mientras que su marido, Jean-Marie, permanecerá todavía unos días en México ultimando los preparativos para el traslado a la capital francesa del cadáver de Mathilda, que probablemente no podrá efectuarse hasta el jueves o el viernes próximo.

Jean Marie Rossi es un anticuario afincado en París al que María del Carmen Martinez-Bordiú permanece unida sentimentalmente desde hace siete años. Ambos residen en la periferia de París, en el barrio de Rueil-Malmaison, junto a la finca que ocupa la esposa de Rossi, Bárbara. La nieta del general Franco consiguió hace pocos meses su divorcio definitivo de Alfonso de Borbón Dampierre, duque de Cádiz, con quien tuvo dos hijos, el desaparecido Francisco, y Luis Alfonso.

La desgracia llama dos veces

La muerte de Mathilda Rossi, hija mayor del anticuario francés Jean Marie Rossi, acompañante de María del Carmen Martínez-Bordiú, es la segunda tragedia en la que se ve envuelto el hijo de ésta y de Alfonso de Borbón, Luis Alfonso, de nueve años de edad, en lo que va de año. Luis Alfonso, hijo de un primo hermano del Rey de España y bisnieto del general Francisco Franco, resultó herido el pasado 5 de febrero en un accidente de circulación, a consecuencia del cual falleció su hermano mayor, Francisco de Borbón Martínez-Bordiú, de 11 años.

El accidente ocurrió en Corella (Navarra) el pasado 5 de febrero, cuando el automóvil conducido por su padre se estrelló contra un camión tras no respetar un stop. Francisco de Borbón murió días después, y su padre, Alfonso, duque de Cádiz, resultó con gravísimas heridas, de las que aún no se ha recuperado. Luis Alfonso y Manuela Sánchez Prats, la institutriz de los hijos, fueron internados en un hospital con lesiones graves, ya curadas.

El duque de Cádiz regresaba de pasar un fin de semana con sus dos hijos en una estación invernal. El accidente y la posterior muerte del hijo mayor del matrimonio provocaron un nuevo frente en las tensas relaciones que mantienen el duque de Cádiz y su ex mujer, María del Carmen Martínez-Bordiú, que inició gestiones en un juzgado de Madrid para retirarle la custodia de su hijo, según denunció en su día el propio duque de Cádiz. María del Carmen, sin embargo, obtuvo una custodia temporal, basada en las circunstancias especiales del accidente, especialmente al encontrarse internado en un centro sanitario su padre, según informó en su día la abogada de la madre, Concha Sierra.

El joven Luis Alfonso, que tuvo que ayudarse durante varias semanas con muletas, intentó evitar, tras el accidente, el contacto con los fotógrafos de la prensa del corazón, que generalmente suelen dar testimonio gráfico de las actividades de los miembros de esta familia. Luis Alfonso se mostraba huidizo y sin ganas de posar, especialmente con muletas o con el cráneo rasurado, consecuencia de las heridas que sufrió en la cabeza.

En abril viajó a París, autorizado por su padre, para pasar unas cortas vacaciones con su madre, que vive en la capital de Francia en compañía de Jean Marie Rossi. Y recientemente se trasladó a Estados Unidos, también en compañía de su madre, para visitar Disneylandia. Su padre, Alfonso, presidente del Comité Olímpico Español, también se encontraba en Estados Unidos, aunque presenciando los Juegos Olímpicos en Los Ángeles. Luis Alfonso tenía previsto permanecer con su madre en el continente americano hasta finales del mes de agosto, en que regresaría a España para pasar el resto de sus vacaciones en la playa con su padre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de agosto de 1984

Más información

  • La muchacha se cayó al mar y fue alcanzada la hélice de la embarcación