Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno adjudica Loewe, de Rumasa, al grupo Urvois Spinola, en contra de la recomendación de la comisión asesora

El Consejo de Ministros, adelantándose en un día a la fecha esperada, resolvió ayer adjudicar la firma Loewe, SA, perteneciente al holding expropiado de Rumasa, a la oferta presentada por Louis Urvois y Gian Luca Spinola, en la que participan con un 57% una serie de accionistas españoles. La resolución fue comunicada de manera informal por el propio ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, a un grupo de periodistas que le hacían corro tras la firma, en la sede del ministerio, del crédito al Reino de España.

La decisión del Consejo de Ministros ha causado cierta perplejidad, por cuanto la Comisión Asesora del Gobierno para la enajenación de las empresas del grupo Rumasa había adoptado el pasado 23 de julio la decisión, nueva en el proceso reprivatizador, al remitir al Consejo las dos ofertas presentadas para que fuera el Ejecutivo quien decidiera, aunque aconsejando la adjudicación, por voto mayoritario de ocho a dos (Adrián Piera y Juan Barrios, director de la Unidad de Gestión de Ventas de la Rumasa nacionalizada) a la marca escocesa Jaeger Holdings Ltd., filial de la multinacional escocesa Coats Patons PLC.La comisión asesora para la enajenación había variado a su vez de criterio en su reunión del lunes, día 23, después de que el 11 de julio se inclinara por la oferta Urvois-Spinola, aunque con una serie de condiciones suspensivas relativas a la plena identificación de la parte española de la oferta. Doce días después, la Comisión no estimó suficientes las mencionadas garantías, lo que provocó el cambio parcial de criterio a favor de Jaeger, aunque sin descartar total mente la oferta española.

Los miembros de la comisión habían pedido el día 11 "garantías concretas y suficientes respecto a la devolución del crédito solicitado por importe de 1.850 millones de pesetas y al pago de sus intereses". La oferta española dividió en su respuesta esas garantías en tres bloques: avales bancarios por importe de 620 millones de pesetas; garantías personales por valor de 825 millones, y una posible garantía prendaria sobre una serie de activos de la propia Loewe. Este esquema de avales, un tanto atípico, no fue considerado suficiente por la comisión, lo que provocó la vuelta de la tortilla favorable a Jaeger.

Bajo instrucciones de Boyer

El Consejo de Ministros, sin embargo, ha apreciado la condición de españolidad mayoritaria presente en la oferta Urvois-Spinola. La Dirección General del Patrimonio ha trabajado en el tema Loewe con instrucciones concretas del superministro Boyer orientadas a lograr una solución española en el caso Loewe, con la que contrarrestar la mayoría de compradores extranjeros en otras enajenaciones previas (Banco Atlántico, Mantequerias Leonesas, etcétera).

Esta circunstancia se ha impuesto finalmente a la mejor oferta, en términos económicos, presentada por Jaeger Holdings. La oferta Jaeger superaba en 170 millones de pesetas a la presentada por Urvois-Spinola, pero además ofrecía todas las garantías bancarias con que respaldar el préstamo de 1.850 millones de pesetas a conceder por Rumasa. Un portavoz del Ministerio de Economía y Hacienda ha señalado que "han primado las razones de interés político en la adjudicación y el deseo de que en el proceso reprivatizador no prevalezcan los nombres extranjeros".

Fuentes informadas han señalado que Urvois-Spinola ha tenido ocasión de efectuar nuevos ,retoques en su oferta, tras la decisión del día 23, posibilidad que desde un principio le fue negada a la representación en España de Jaeger. Según ello, la oferta española ha conseguido a última hora los avales bancarios por la totalidad de los 1.850 millones de pesetas del crédito, y además avales cruzados, de forma que en ningún caso el Patrimonio se quede en el futuro sin cobrar.

La consecución de los avales por la totalidad de la cifra mencionada ha sido, según el citado portavoz, condición imprescindible para una adjudicación que, al parecer, se decidió ya en Consejo de Ministros del pasado día 24, aunque no se hiciera pública, y en el que algún ministro abogó por la solución española "si se demostraba fehacientemente tal españolidad". Ello, sin embargo, no ha conseguido hacer compartir lo que parece una decisión personal de Miguel Boyer. El Consejo, por otra parte, ha considerado "tangencial" la participación de Manuel Fernández García Figueras, ex director general de Rumasa y representante de la familia Ruíz-Mateos, en la gestación de la alternativa franco-italo-española.

En cuanto a la pureza de sangre española del 57% de la oferta Urvois-Spinola, la última documentación presentada por los afectados incluía la siguiente composición: un 13% respaldado por la familia Bonet (Federico y Jorge Bonet como cabezas visibles),10% perteneciente a la familia Fierro Guerra (hijos de Arturo Fierro); 10% perteneciente a Gábriel García Alonso; 10% para un grupo liderado por José Redón de Diego (vinculado a la marca de perfumería Yves Redon); 5,5% ostentado por cuatro directivos actuales de Loewe (Enrique Loewe, hijo; Patricio Pascau; Santos Benchimol y Manuel Álvarez Barrios); 4,5% suscrito por otro grupo encabezado por José Manuel Triana (presidente de Ibertresa y consejero de JB Marítima, SA, y de Ibeco), y un 4% perteneciente a Andrés Fraile (director del Banco de Finanzas). Fuentes de Jaeger han declinado efectuar cualquier comentario sobre la decisión del Consejo, señalando que "aceptamos deportivamente la derrota".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de agosto de 1984

Más información

  • La condición de 'españolidad mayoritaria' ha primado sobre la mejor oferta del grupo escocés