Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denuncian irregularidades en el programa de TVE sobre la II Vuelta a España de cruceros

La comisión de control de publicidad del Consejo de Administración de RTVE -formada por los socialista Eugeni Giralt, Valentín Andrés Álvarez, y Elena Vázquez, y de Minoría Catalana, Pere Artigas- informó ayer de la existencia de algunas peculiaridades del contrato suscrito por TVE con Promociones Audiovisuales, que tenía en exclusiva los derechos de la segunda vuelta a España en cruceros, por lo que recomienda se abra un investigación para buscar responsabilidades si las hubiera.

Promociones Audiovisuales firmó un contrato con Gerencia de Publicidad de Televisión Española por el cual obtuvo los derechos en exclusiva de la vuelta de cruceros, en concepto de publicidad especial. La comisión de control de publicidad del consejo de Administración de RTVE informó ayer, en conferencia de prensa que TVE firmó dicho contrato "'con demasiadas facilidades, para el patrocinador de la II Vuelta a España de cruceros". En el mismo informe se dice que dicha contratación es una práctica poco corriente de la propia Televisión Española respecto al patrocinador publicitario y que la emisión del programa no dejaba claro si tenía una homologación deportiva "o era un pretexto para sacar un rendimiento económico", en opinión de uno de los consejeros.El contrato suscrito por la firma Promociones Audiovisuales con Gerencia de Publicidad de Televisión Española giraba en torno a los 50 millones de pesetas, por un programa, II Vuelta a España de cruceros, en el que nueve minutos estaban destinados a la información y un minuto a los anuncios publicitarios, durante los 29 días que durara dicha competición deportiva, que finalizó el pasado domingo en Barcelona.

Muestras de corrupción

De la cantidad estipulada en el contrato habría que descontar, según opinión de un consejero socialista, unos cinco millones de pesetas, cifra desembolsada por Televisión Española para la producción del programa. Esta misma fuente informó que en espacios de las mismas características de emisión, Televisión se hubiera embolsado alrededor de 120 millones de pesetas "lo que indica que se deben exigir responsabilidades, porque hay muestras evidentes de corrupción".Otras irregularidades detectadas por la comisión -que ha visionado los resúmenes informativos del programa y leído el contrato realizado- es el hecho de que la emisión total sobrepasó en una hora, 43 minutos y cinco segundos el tiempo estipulado, y que el patrocinador desglosó los espacios publicitarios en spots de hasta cinco segundos, cuando las normas generales de publicidad en Televisión Española admiten como tiempo mínimo spots de 20 segundos de duración.

A la vista del informe revisado por la comisión, el Consejo de Administración de RTVE acordó que hasta tanto no se regule el tema del patrocinador de programas, los nuevos contratos de este tipo deberán ser autorizados por el propio Consejo.

Por otra parte, el consejo fue informado de la inclusión, para el cuarto trimestre, del programa religioso Tiempo de creer que se emitirá quincenalmente y por espacio de quince minutos en la segunda cadena. Este espacio engloba a la comunidad evangélica de España y a la comunidad israelita de España, por ser las confesiones religiosas "con más arraigo y más significativas, históricamente hablando" según dictamen del Ministerio de Justicia, aunque hay una tercera confesión, la comunidad islámica de España, que está englobada en este apartado, pero que no se ha incluido por ahora debido a que "Televisión Española no se ha puesto de acuerdo con las embajadas de países de este credo", en palabras de José María Calviño, director general de RTVE, que permaneció durante la conferencia de prensa "como un invitado de piedra", en palabras del consejero aliancista Rogelio Baón, ya que en ningún momento contestó a las preguntas formuladas por los periodistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 1984

Más información

  • La comisión de control de publicidad exige a Calviño una investigación