Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absueltos dos policías polacos del asesinato de un estudiante

Un tribunal de Varsovia absolvió ayer a dos policías acusados de haber matado de una paliza a Grzegorz Przemyk, un estudiante de 19 años, hijo de la poetisa disidente Barbara Sadowska, que fue detenido en mayo de 1983, cuando bebía con unos compañeros para celebrar el fin de curso.

Los dos responsables de la ambulancia que transportó al joven desde la comisaría hasta un centro sanitario han sido condenados, en cambio, a penas de prisión de dos años y un año y medio, por "participar en una riña que puso en peligro la vida de un hombre". Otros dos médicos han sido declarados responsables de negligencia profesional, aunque no fueron condenados por estar acogidos a la amnistía de julio de 1983. Ninguno de los acusados ha sido declarado, en definitiva, culpable de la muerte de Grzegorz.

El joven estudiante, que falleció de una peritonitis aguda dos días después de ser detenido, reiteró durante su agonía que le habían pegado en comisaría. Su tumba, en un cementerio de Varsovia, se ha convertido en centro de peregrinación de numerosos opositores al régimen, que han acusado a las autoridades de ocultar pruebas para evitar que los policías fueran condenados.

Los tribunales han entendido, en efecto, que no hay pruebas suficientes para declarar la culpabilidad de los acusados. La autopsia reveló que el joven estudiante sufrió numerosas contusiones internas, que provocaron hemorragias.

Amnistía

A la misma hora en que se hizo pública esta noticia, el influyente Movimiento Polaco para el Renacimiento Nacional (PRON) lanzó un llamamiento al Gobierno para que amnistíe a todos los presos políticos con ocasión del 40º aniversario de la instauración del régimen comunista en Polonia, que se celebra el próximo día 22.Dado el carácter casi oficial de este organismo, el llamamiento del PRON se interpreta como un signo inequívoco de que la amnistía va a concederse. El sacerdote católico Henryk Jankowski, consejero religioso del líder de Solidaridad, Lech Walesa, informó ayer por su parte, que las autoridades polacas le han abierto tres procesos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 1984