Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas de ahorro se suman a la iniciada reducción de los tipos de interés de los créditos

La reducción en los tipos de interés de algunos de los grandes bancos nacionales, a los que han acompañado otros de menor tamaño, ha sido contestado de forma inmediata por las cajas de ahorro, que han recordado que estas instituciones prestan dinero a tipos de interés bastante más bajos, y por el anuncio de que el resto de las grandes instituciones estudian qué postura tomarán en los próximos días. La próxima reunión de consejeros delegados de los grandes bancos puede ser el momento en el que se analicen en conjunto las actuaciones.

El Banco de España espera que en los primeros días de la semana sigan llegando anuncios por los que los bancos y cajas de ahorro comunican a la autoridad monetaria la modificación a la baja de los tipos de interés preferenciales, aquellos que se otorgan a los mejores clientes y que tienen una repercusión algo más lenta sobre el conjunto del crédito que conceden las instituciones. Algunos bancos de tamaño mediano y varias de las principales cajas de ahorro han hecho saber a los responsables del Banco de España que tienen intención de bajar sus tipos en la línea de lo iniciado a mediados de la semana pasada.Las respuestas dadas por las instituciones financieras y por sus órganos representativos, como la Asociación Empresarial de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), son diversas. Hay bancos que en un primer momento no dudaron en calificar de mera "operación de imagen" la decisión de algunos de los bancos del grupo del Vizcaya -precisamente los que están exentos de coeficientes- de reducir el coste de sus créditos. La posterior incorporación del grupo del Banco de Bilbao y del Exterior, así como los anuncios del Aresbank, Atlántico y de La Caixa, que tienen que cubrir coeficientes en su mayor parte, rompió este razonamiento. El presidente de la patronal bancaria, Rafael Termes, afirmó recientemente en Santander que la banca no puede hacer ningún pacto que vaya en contra de las tendencias del mercado, mostró su conformidad con que cada banco tome las decisiones que considere mejores y afirmó que el relanzamiento de la inversión privada no depende sólo del nivel de los tipos de interés.

Las cajas más baratas

La CECA, por su parte, después de anunciar que algunas de las principales cajas de ahorro se han sumado ya a apostar por una reducción sensible de los tipos de interés en los próximos meses, recordó que, en cualquier caso, las cajas conceden sus créditos a unos precios claramente por debajo de los que practican los bancos. El diferente coste del pasivo de las cajas frente al que tienen los bancos permite esta situación. De esta forma, el crédito a tres meses es 2,5 puntos inferior en las cajas que en los bancos; la misma diferencia existe para las operaciones entre uno y tres años de amortización, y algo menos para los créditos a más largo plazo, ya que en la banca se sitúa en el 17,9% y en las cajas en el 15,6%.El problema real que se está planteando en algunas instituciones financieras es cómo bajar los tipos de interés de las operaciones activas si no hacen algo similar en las de pasivo. El mantenimiento de unas cuentas de resultados buenas prima sobre cualquier otra consideración a la hora de establecer una estrategia general, y para ello es preciso que mantengan el margen de intermediación actual cuando menos. Por ello, en los primeros momentos en que se hablé de una reducción de los tipos de interés, los responsables de los bancos afirmaron que tenía que ser equilibrado en las dos partes del balance, de sus entidades.

La reducción de los precios de los pagarés del Tesoro, cuyo tipo de interés sirve de referencia a buena parte de los depósitos colocados en bancos y cajas de ahorro, era una condición previa para estos bancos. Los pagarés han descendido en lo que va de año dos puntos y, sin embargo, hasta ahora no se había producido una reducción similar en las operaciones de activo de las instituciones financieras. En medios del sector se considera que sólo algunos bancos han ido recortando el coste medio de su pasivo a medida que lo han venido haciendo los pagarés. Así, la decisión de algunos bancos de bajar su preferencial no ha gustado.

Incumplimiento parcial

Por otra parte, existe la impresión de que el Banco de España y la Dirección General del Tesoro han incumplido una práctica, hasta ahora habitual, en la última subasta de pagarés del Tesoro. Desde principios de año la AEB suele cursar una carta a todos sus afiliados recomendando un tipo de interés para adquirir pagarés del Tesoro. Esta carta también llega a la CECA, que normalmente la distribuye a las cajas ole ahorro. El Banco de España tiene conocimiento de cuál será el tipo por el que pujen los bancos y cajas a la hora de adquirir pagarés. Lo normal hasta ahora era que dicho precio fuera en la práctica al que se concedieran los pagares sacados a subasta.La subasta de la semana pasada supuso una sorpresa para la banca y para la mayoría de las cajas ole ahorro. El Banco de España ofertó por 150.000 millones de pesetas a un tipo de interés más bajo que el de las instituciones firancieras. Una caja de ahorros también rompió, por su parte, esta compra conjunta y ofertó a la baja. El resultado final fue que el Tesoro colocó 221.000 millones de pesetas en pagarés por debajo del 14% y que la mayoría de los bancos y cajas de ahorro quedaron fuera de la adjudicación. El Banco de España revendió los pagarés adquiridos un octavo de punto por debajo del tipo medio de la subasta y las instituciones financieras piensan que hubo una cierta maniobra en contra de ellas para forzar algo la reducción de los tipos de interés.

La dos semanas próximas servirán para mostrar el alcance real de todo lo decidido en la que acaba de terminar. Los dos mayores bancos no han tomado todavía posición sobre una posible modificación de sus preferenciales. La nueva subasta de pagarés, que se celebrará dentro de 10 días, mostrará hasta dónde quiere la Administración llegar en la reducción de los tipos de interés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984

Más información

  • Los grandes bancos que no han modificado los preferenciales decidirán la próxima semana