Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Cinco jornadas muy chispeantes

Pocas semanas al año terminan con un perfil tan claramente alcista como esta última tanda. Los valores eléctricos, sin duda alguna, han sido los grandes protagonistas, con revalorizaciones en torno 15%, por lo que han atraído fuertemente la atención de los inversores, justo en unos momentos en que los tipos de interés medio de los pagarés del Tesoro han descendido por debajo del 14%. La renta variable se ha convertido ya en una alternativa real frente a la renta fija.El único punto oscuro para las eléctricas, así como para todas las empresas que cuentan con fuertes endeudamientos en dólares, es la apreciación de la divisa norteamericana respecto a casi todas las monedas y, cómo no, también sobre la peseta. La pérdida de un 1,18% de la rubia frente al dólar en la semana encarece el pago de las deudas, lo cual no es una expectativa favorable para estas compañías.

Pero en el balance de las eléctricas parece que cuenta más lo que se considera como un balance po sitivo de las discusiones sobre el Plan Energético Nacional y las rentabilidades que han ofrecido a los inversores (en torno al 20% en lo que va de año) que la escalada de la divisa norteamericana.

Por el contrario, hasta este momento las empresas exportadoras no han recogido los frutos de ese encarecimiento del dólar, aunque, lógicamente, éstos no deben de retrasarse demasiado.

Los bancos, por su parte, están fortaleciendo sus posiciones después de atravesar un período de calma. Los saldos compradores por caja se han convertido ya en algo casi habitual durante las últimas sesiones y los expertos prevén una evolución favorable.

Los demás sectores, sin embargo, mantienen una marcha errática, sin perspectivas claras y defini,das, y aunque el ambiente alcista del mercado les favorece" aún no existe una predicción para ellos, por lo que los operadores se mantienen en actitud prudente.

Parte de esta incertidumbre se debe al comportamiento de las inversiones extranjeras, que parecen más interesadas por los rendimientos obtenidos a través de los bonos del Tesoro norteamericano (un 11 % de interés real) que por los mercados europeos.

Como elemento compensador, y que ha influido muy positivamente en el mercado, cabe resaltar la importancia de los descensos -ya casi generalizados al finalizar la semana- de los tipos de interés -preferencial de distintas entidades bancarias españolas.

La bolsa no quiere perder las posiciones que ha venido conquistando, por lo que las órdenes de venta están siendo absorbidas sin trauma alguno, a pesar de que los beneficios obtenidos son importantes. Eso demuestra que existe confianza en que aún se puede ganar más. Por todo ello, en la próxima semana deberá continuar la tendencia alcista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984