Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La flor de Miguel Muñoz

Hay que recordarlo. La noche en que España eliminó a Dinamarca en la tanda de penaltis, Pablo Porta descorchó una botella de champán asegurando que Miguel Muñoz "tiene una flor en el culo". El seleccionador replicó inmediatamente, entre las carcajadas de los presentes, que "vale más tener eso que otra cosa".Pues, anoche, Miguel Muñoz, que no perdió su buen humor, su simpatía, su gracia, pese a la derrota, manifestó, al final de sus declaraciones, que "la flor se ha marchitado, ¡me cago en la madre que la parió!". Miguel Muñoz consideraba, y así lo expresaba con esta contundente frase, que España había sido abandonada por la fortuna que tanto temía Michel Hidalgo.

Ciertamente, España no tuvo ayer suerte ni siquiera en las jugadas que ya parecían goles cantados, corno sucedió en ese remate de Santillana que, según el árbitro, sacó Battiston de cabeza sobre la misma raya y que, según los jugadores españoles, había ya penetrado en el marco francés. Esa suerte con la que todos aseguraron que España había tenido acceso a la final fue ayer totalmente azul.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 1984