Cartas al director
i

'El viaje de Brenan'

Llega hoy a mis manos el número de EL PAIS correspondiente al 1 de junio, que he leído con gran interés. Ante todo, quisiera felicitarle por el editorial titulado El viaje de Brenan. Me ha alegrado enormemente -al igual, supongo, que a otros hispanistas británicos- constatar que los españoles no han olvidado a un hombre que decidió, hace ya muchos años, compartir con ellos, con humildad y sencillez, su inteligencia, sus inquietudes y sus enormes ganas de vivir.Sin duda motivado por su buena voluntad y la simpatía que suscita la figura del ilustre hispanista, el editorialista se pregunta "cómo se ha podido violentar la paz y el deseo de un anciano". En mi opinión, este comentario no hace justicia a los muchos amigos de Brenan que llevaban varios años preocupándose por su situación. Brenan fue trasladado al Reino Unido porque sus amistades británicas estimaron que su estado físico requería atenciones a todas luces incompatibles con el estilo de vida al que estaba acostumbrado en España. En vista de la muy precaria situación económica de Brenan, fue una decisión razonable y humanitaria a la vez.

Asimismo, y sin ánimo de ofender a sus muchos amigos españoles, que desean sin duda verle de nuevo entre ellos, no es exacto que la decisión de traerle al Reino Unido se haya tomado en contra de su voluntad. Desde hacía varios años Brenan venía comentando a sus amistades británicas su deseo de volver al Reino Unido, proyecto que no había realizado anteriormente debido a su falta de medios. El hecho de que, al ser visitado por unos periodistas españoles, Brenan haya expresado añoranza por Andalucía no contradice lo antedicho, sino que nos parece perfectamente normal dadas las circunstancias.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de junio de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50