Quiebra la cadena de almacenes Europrix, que perteneció al grupo Banca Catalana

El Fondo de Garantía de Depósitos presentó ayer ante el Juzgado de Guardia de Barcelona solicitud de quiebra voluntaria de la cadena de almacenes populares Europrix, SA, con un pasivo declarado de 7.300 millones de pesetas. La empresa pertenecía en su totalidad al holding Europrix-Catalsa (Hecsa), participada en un 58% por el Banco Industrial de Cataluña y en un 38% por otra empresa del grupo Catalana, Fomento Industrial Catalá. Las dos cadenas de almacenes pasaron en 1982 al Fondo de Garantía de Depósitos, junto al resto de las empresas del grupo Catalana.

La cadena de almacenes populares Europrix se compone de 17 centros de venta, siete de ellos ubicados en las localidades del cinturón industrial barcelonés (Manresa, Terrassa, Sabadell, Santa Coloma de Gramenet, Badalona, Vic y Vilanova i La Geltrú). Los restantes centros se encuentran en Andalucía -origen de la cadena hasta su compra por el grupo Catalana hace cinco años-, repartidos en las provincias de Sevilla, Córdoba, Huelva y Cádiz. Intervino también en la operación, aunque de forma minoritaria, el grupo vinícola Pedro Rovira.La plantilla se compone en la actualidad de 350 trabajadores, después de haberse reducido, durante el año pasado, otros 150 puestos de trabajo a través de un expediente de regulación de empleo. La presentación de la quiebra voluntaria causó ayer un fuerte malestar entre los trabajadores de la empresa, que conocieron la noticia por la mañana, en una reunión mantenida entre el comité y los directores de varios centros. En la misma reunión la dirección de la empresa comunicó a los trabajadores que no se pagarían los salarios.

El principal acreedor es el propio Fondo de Garantía de Depósitos, que instó el expediente y es titular por subrogación de la deuda financiera que por valor de 5.000 millones de pesetas ostentaba frente a la empresa el Banco Industrial de Cataluña y Banca Catalana. El activo asciende a 2.533 millones de pesetas.

Gestión defectuosa

Fuentes de CC OO de Terrassa manifestaron que para el próximo martes está convocada una nueva reunión con el director del Fondo para tratar el futuro de los puestos del trabajo. Un comunicado del comité de empresa calificó de desafortunada la gestión del organismo en los dos años últimos, en que las inversiones han sido prácticamente nulas. Los trabajadores se mostraron "absolutamente disconformes con la medida adoptada", que consideran injusta y unilateral. La plantilla continúa en los puestos de trabajo, sin que se les haya comunicado ninguna determinación respecto a su futuro.Un desenlace completamente opuesto ha tenido la crisis de la Cadena Catalana de Alimentación, SA, (Catalsa), empresa gemela de Europrix, que fue adquirida el pasado sábado por los trabajadores de la empresa al Fondo de Garantía de Depósitos en Establecimientos Bancarios. La operación se realizó a través de la venta de 200.000 acciones con un valor nominal de 1.000 pesetas y un valor de venta equivalente a una peseta, según fuentes del comité de empresa. Catalsa estaba participada íntegramente por el grupo de Banca Catalana, a través del Banco Industrial de Cataluña y Hecsa.

El Fondo de Garantía de Depósitos transfirió asimismo a la plantilla, formada por 64 trabajadores, la titularidad de los créditos que el Banco Industrial de Cataluña ostentaba contra la empresa. La ejecución de éstos, seguida de la formalización de una nueva estructura jurídica, permitirá a la plantilla la continuidad del negocio con el mismo nombre comercial de Catalsa, de notable prestigio. La empresa tiene ejecutivos pendientes, uno de ellos en vía de apremio, y anteayer fue notificado el embargo judicial por importe de un millón de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de junio de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50