Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asociación vecinal de Vicálvaro denuncia incitaciones racistas contra los gitanos

La Asociación de Vecinos de Vicálvaro denunció ayer la distribución en este barrio de un panfleto anónimo, de "contenido claramente racista y fascista", en el que se incita a los vecinos a la violencia directa contra las familias gitanas que ocupan la colonia de chabolas de la avenida de Daroca.El panfleto, que también ha sido difundido en el barrio de San Blas, está escrito a máquina y ha sido reproducido en multicopista. El texto califica de lacra a los gitanos, asegura que "debemos tomarnos la justicia por nuestra mano" porque "será la única forma de poner remedio a esta plaga, igual que en América existe la organización del Cucu-clan contra los negros", e invita a los vecinos, en caso de que la Administración no tome medidas "contra estos indeseables seres", a la formación de comandos incendiarios para prender fuego a las chabolas, "con los gitanos dentro", y comandos "de defensa" provistos de armas de fuego para repeler "cualquier ataque" y "matarlos a todos".

En una nota de la comisión dedicada al estudio del problema gitano, la Asociación de Vecinos de Vicálvaro, barrio donde se producen desde hace varias semanas asambleas y manifestaciones para exigir soluciones al poblado de chabolas de la avenida de Daroca, afirma que el conflicto planteado por la existencia del núcleo de infraviviendas habitadas por gitanos no tiene nada que ver con "un enfrentamiento entre ambas comunidades, sino contra la Administración, tanto Central como la Municipal y la Autonómica". La asociación de vecinos considera a los poderes públicos responsables del crecimiento del asentamiento chabolista, hasta ser el mayor de Madrid, y de la existencia de un mercado ilegal e incontrolado.

Los vecinos de Vicálvaro aseguran que no pretenden ningún enfrentamiento entre las dos comunidades y que van a luchar para que no se produzca, porque sería el mejor pretexto para que la Administración pueda eludir sus responsabilidades. Los vecinos denuncian, como prueba de la desidia de los responsables públicos, el hecho de que la comisión creada después de los conflictos de 1983, en la que participan el Gobierno Civil, el Ayuntamiento de Madrid y las asociaciones de vecinos y de gitanos, no ha sido convocada desde hace casi un año, a pesar de las reiteradas peticiones para que se reúna.

La solución, a juicio de los responsables de la asociación de vecinos, consiste en que la Administración reorganice, mediante un proceso con participación de todas las partes interesadas, el gran asentamiento gitano de Vicálvaro en pequeñas comunidades "que permitan adoptar medidas de integración en la sociedad. "En Vicálvaro", añade la asociación, "siempre ha habido un núcleo gitano y nunca existieron problemas, hasta que se densificó desmesuradamente el poblado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de junio de 1984