Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subida de tipos de interés renueva las presiones vendedoras en las bolsas norteamericanas

Tras la mejor disposición compradora de las semanas anteriores, las bolsas norteamericanas han vuelto a sufrir renovadas presiones vendedoras durante los últimos días. Los mercados bursátiles siguen obsesionados por la futura evolución de los tipos de interés, y las subidas generalizadas del prime rate, por parte de las más importantes instituciones bancarias del país, provocaron una importante retirada de órdenes compradoras, según el informe semanal de Shearson/American Express.El sólido nivel de resistencia del índice Dow Jones, situado en torno a la cota de 1.180, sirvió de freno a la leve tendencia alcista que se manifestó el martes pasado con un alza de 10 puntos de dicho índice. Durante la mencionada sesión, el índice consiguió tocar 1.181, pero las declaraciones alarmistas de Feldstein y el aumento a 12,5% del tipo de interés preferencial terminaron mermando el optimismo de los operadores, y el miércoles el mercado cedía más de 10 puntos, acompañado por un notable incremento del volumen de contratación.

Más tarde saltaba a todos los teletipos la noticia de la dimisión de Martin Feldstein como presidente del Consejo de Asesores Económicos de Reagan. Esta decisión viene a culminar un proceso de enfrentamientos permanentes con el secretario del Tesoro, Donald Regan, en tomo al espinoso problema de los déficit presupuestarios, fuente, según Feldstein, de la mayoría de los males que aquejan al sistema financiero norteamericano y mundial.

El jefe de los asesores económicos del presidente Reagan venía insistiendo tenazmente sobre la necesidad imperiosa de atajar el déficit presupuestario de forma inmediata, sin esperar el resultado de las elecciones del 4 de noviembre. Feldstein había presentado varios proyectos ante las autoridades políticas del país, pero no fueron tomados en consideración, e incluso Donald Regan llegó a declarar ante el Congreso que el mencionado informe económico terminaría en la papelera. La noticia no ha sorprendido a la mayoría de los analistas pues Feldstein había declarado repetidas veces que su colaboración con la Administración Reagan sería limitada en el tiempo y que anhelaba recuperar su cátedra en la prestigiosa Universidad de Harvard.

Estos enfrentamientos sirven para cristalizar posturas opuestas dentro del propio equipo económico de Reagan e influyen, sin duda alguna, en el comportamiento de los mercados financieros y bursátiles. El portavoz de la Casa Blanca, Larry Speakes, añadió su granito de arena a la polémica, afirmando que el crecimiento monetario permitido por la Reserva Federal era insuficiente para acomodar el importante crecimiento de la economía americana. El tándem Volcker-Feldstein ha estado enfrentado casi permanentemente a la pareja Ronald Reagan-Donald Regan. Con la dimisión del asesor económico parecen primar los intereses políticos sobre la ortodoxia económica, aunque no significa en absoluto que después de las elecciones no se tomen las medidas que todo el mundo espera.

Próxima desaceleración

La opinión de Shearson es que, a partir del segundo trimestre, empezará a manifestarse una clara desaceleración económica, después del exceso de acumulación de stocks ocurrido durante los primeros cuatro meses del año, y que en cierta forma ha distorsionado los resultados económicos.

En este contexto de polémicas e incertidumbres, la bolsa se comporta de forma sumamente satisfactoria. Si bien le cuesta trabajo traspasar niveles de resistencia, también hay que reconocer que, en cuanto se abaratan los precios, aunque sea marginalmente, fluyen órdenes compradoras.

Cara a la renta variable, los expertos han recomendado a los inversores prudencia y mantenerse la expectativa hasta que se empiecen a publicar datos que confirmen que la economía está entrando en proceso de crecimiento más moderado. Todos los especialistas opinan que, en cuanto los mercados de bonos empiecen a avivarse, la bolsa emprenderá una nueva carrera alcista.

El mercado de renta fija permaneció estable a principios de semana, pese al incremento en medio punto del prime rate el martes, situándose ahora al 12,5%, La decisión de los bancos de elevar sus tasas preferenciales estaba, en efecto, descontada. Incluso se da ya por casi seguro un alza del discount rate (interés básico aplicado por la autoridad monetaria) al 9,5%. Sin embargo, la polémica existente en la Casa Blanca acerca de los déficit presupuestarios, que ha provocado la dimisión de Martin Feldstein, fue minando poco a poco la mencionada estabilidad de los mercados. Igualmente, la tibia aceptación de la refinanciación trimestral del Tesoro y los rumores sobre las dificultades de solvencia del Continental Illinois acentuaron la debilidad de las rentas fijas. Si bien dichos rumores fueron totalmente desmentidos por representantes del banco, se sabe que esta entidad ha estado tomando fondos agresivamente en el discount window. En opinión de muchos analistas, esta institución ha sido víctima de los rumores, provocando una huida importante de depósitos. Estas dificultades de liquidez causaron en los mercados un flight to quality, es decir, la liquidación de posiciones en títulos de segunda fila para situar los fondos en treasury bills.

A pesar de este tropiezo, Shearson cree que el mercado iniciará un proceso de recuperación. Basa su opinión en los pronósticos de desaceleración económica y en el hecho de que los bonos a largo plazo se encuentren en el punto más bajo desde agosto de 1982, con minusvalías superiores al 11%. Por ello, han reiterado su recomendación de la pasada semana, es decir, el inicio de programas de compra para inversores agresivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1984