Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Franco Martínez, el árbitro del encuentro

, Angel Franco Martínez, de 44 años, profesor mercantil, apoderado de una entidad bancaria de Murcia, donde reside, ha sido designado árbitro de la final de la Copa del Rey de este año que el próximo sábado disputarán el Athlétic y el Barcelona en Madrid. La designación fue realiza da directamente por José Plaza presidente nacional de los árbitros.

El árbitro murciano, uno de los más veteranos en edad de la categoría y, junto con Guruceta, el que más temporadas lleva en Primera División, 14 en total reúne todas las condiciones teóricas para dirigir la final de la Copa del Rey. Es árbitro internacional y no está recusado por el Athlétic de Bilbao y el Barcelona. De los siete árbitros internacionales -categoría obligatoria para poder arbitrar este partido- sólo tres de ellos, Franco Martínez, Soriano Aladrén y Sánchez Arminio, podían hacerlo. Los otros cuatro árbitros de esta categoría no pueden reglamentariamente dirigir a estos dos equipos: Lamo Castillo, García Carrión y Guruceta están recusados por el Athlétic, el último de ellos también por el Barcelona. Miguel Pérez, por último, al ser catalán, no puede arbitrar al Barcelona.

Soriano Aladrén no goza de buen cartel en Barcelona después de que fuera recusado por el club azulgrana en la temporada 1979-1980 y tras recordarle como el árbitro del partido en el que Schuster cayó gravemente lesionado al recibir una fuerte entrada de Goikoetxea. Una actuación de Sánchez Arminio en un Español-Barcelona en el que el árbitro concedió un gol del equipo españolista, marcado por Marañón en claro fuera de juego, propició las más graves y duras declaraciones de un dirigente del Barcelona, en este caso su vicepresidente, Nicolás Casaus, que mencionó el rencor eterno del centralismo arbitral hacia su club y dividió a los árbitros en "hijos de Plaza y los que no lo son".

Franco Martínez también estuvo recusado. por el Athlétic de Bilbao y el Barcelona, pero "no es obstáculo para el Comité de Árbitros porque fue hace algunos años, con la coincidencia de la temporada, por ambos clubes, la de 1976-1977, y sólo por el acuerdo que adoptaron ellos y un tercer equipo más, el Atlético de Madrid", según manifestó un alto dirigente arbitral. Este acuerdo fue fruto del madridismo con el que entonces se le señaló. Franco Martínez estuvo a punto de perder la categoría internacional a finales de la pasada temporada por las insinuaciones en ese sentido de la Federación Española, que pretendió sustituirle por Pes Pérez. Franco Martínez apenas ha arbitrado partidos internacionales desde el Mundial de Argentina, en 1978, tras dirigir el Italia-Holanda, con derrota italiana. El italiano Artemio Franchi, presidente de la UEFA y vicepresidente de la FIFA, en la que presidió la comisión de árbitros, cargos que desempeñó hasta que falleció el verano pasado, se juramentó la depuración de Franco Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de mayo de 1984