Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones autonómicas de Cataluña del 29 de abrilEl orden público durante cuatro años de gestión del gobierno Pujol

Los 'mortadelos', 12 hombres de un servicio casi secreto

En cierta ocasión, Mossos d"Esquadra y policías nacionales, ante la repetida presencia de unos jóvenes que tenían franca la entrada en el Departamento de Gobernación de la Generalitat, comentaron: "Ya están aquí Mortadelo y Filemón, agencia de información". Nació así el nombre de mortadelos para referirse a los 12 hombres que integran un curioso servicio secreto de la institución autonómica catalana. Su jefe se llama González y ostenta el cargo de jefe de servicios de Documentación y Estudios en Gobernación.Fueron creados en la etapa del conseller Josep Vidal i Gayolá pero dependían de presidencia Inicialmente, el citado conseller disponía de una partida de 10 millones de pesetas, que no llegó a ser discutida en el Parlament, porque en los pasillos del mismo lo partidos aceptaron el principio de que todo Gobierno tiene una cantidad para determinados servicio especiales relacionados con su seguridad. Esta cantidad ha sido posteriormente reducida en un millón, pero el pago de estos servicios se obtiene de otras partidas del departamento.

Aseguran que los hombres del entorno de Pujol (mossén Fenosa Lluís Prenafeta, etc.) tuvieron mucho que ver con la creación de los mortadelos. También se asegura en el Palau de la Generalitat que cuando Macià Alavedra alcanzó el sillón de Gobernación no quiso saber nada del tema y traspasó los papeles a Miquel Sellarés tan pronto como éste fue nombrado director general de Seguridad. En privado, el propio Sellarés meses atrás había reconocido la existencia de sus agentes secretos. Malas lenguas afirman que uno de los informes más voluminosos de los realizados por los mortadelos se refería al propio Alavedra.

Seleccionados entre la fiel militancia convergente, se dedican fundamentalmente a la vigilancia de personas o grupos que puedan resultar peligrosos para la institución catalana, pero también al seguimiento de líderes de la oposición e incluso del propio aparato convergente. Suelen pasar por fotógrafos y en casi todos los viajes de Pujol aparecen en un rincón de la comitiva. Gozan de escaso afecto por parte de los mossos y por parte la policía, dándose la circunstancia de que en una ocasión un sargento de los Mossos d'Esquadra retuvo a uno de ellos en el cuerpo de guardia y que, en otra ocasión, uno acabó en comisaría.

Su presencia se ha descubierto en algún simposio, como por ejemplo el celebrado en Vitoria sobre las policías locales, hace un par de años. Su actuación más notable fue la noche del 10 de septiembre cuando localizaron un ultra que quería realizar actos violentos durante la celebración de la Diada. Sin embargo, tuvo que ser el subdirector general Carles Torras, ex subcomisario de Badalona, quien procediera a entregarlo en Jefatura. Igualmente, realizaron, información sobre algunos candidatos a mossos durante el curso selectivo que se llevó a cabo y lo cierto es que ocho de ellos no terminaron los estudios, pues se les descubrieron antecedentes o conductas irregulares.

Tienen credencial específica, suelen pasear por los departamentos y se están especializando en hacer "el control de calidad convergente de los cargos de la casa", según un funcionario de la Generalitat. Suelen ir con aparatos de radio y algunos gozan de permiso de armas.

La existencia de este cuerpo ha sido discutida desde las autoridades gubernativas, que consideran que entran en terrenos que no son competencia siquiera de la policía autonómica, mientras que a la oposición preocupa más el uso que puede hacerse de estos peones al servicio de un determinado partido en el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de abril de 1984