Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSD reforzará el control del dinero que reciba la federación de Porta

El Consejo Superior de Deportes (CDS) ajustará aún más sus disposiciones de control directo del gasto de la Federación Española de Fútbol para 1984. La Administración deportiva comunicará mañana lunes, oficialmente, cuál será su actuación con relación al comportamiento contable de la federación de fútbol. Respecto a la auditoría efectuada por la Intervención General del Estado sobre la contabilidad de 1982 se darán a la luz pública una serie de irregularidades detectadas, dentro de un informe totalmente negativo. El CDS no niega que puedan existir acciones penales con respecto a los dirigentes del fútbol español.La auditoría realizada por el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España no pudo dar una opinión por falta de datos. El CDS decidió controlar la subvención a esta federación y solicitar una nueva auditoría a la Intervención General del Estado. Ésta la finalizó, parcialmente, en octubre, pero la imposiblidad de contar con documentación suficiente, alargó el proceso hasta abril.

En los últimos meses, la actividad de intervención de las cuentas federativas se había dirigido, entre otras actuaciones, a comprobar las órdenes de justificación que el Banco de España giró a diferentes entidades bancarias para comprobar los movimientos de cuenta en las federaciones territoriales.

Un caso esclarecedor era el relacionado con los partidos internacionales que jugaba la selección española. La práctica habitual en la federación era la de abrir una cuenta bancaria en la localidad donde se desarrollaba el encuentro. Dicha cuenta nunca contaba con las mismas firmas autorizadas para utilizarla, pues variaban de partido en partido. En la contabilidad de la federación, solo figuraba el saldo final de dicha cuenta, sin que existiera justificación de todos los movimientos realizados.

La cuestión más importante, y al parecer más grave, que detecta la auditoría, es la referente a los ingresos del Mundial-82. Aquí, en general, se movieron varios miles de millones de pesetas y no hay una certeza clara de qué se hizo con todo el dinero. Los censores se sorprendieron de cómo, en algunos casos, no existían documentos firmados sobre algunas operaciones comerciales, en las que parecía actuarse mediante acuerdos de palabras. La actuación de una entidad internacional como la FIFA dificultó la tarea de auditar la contabilidad porque muchos datos se encontraban en Suiza.

Se considera, por parte de técnicos de la Administración, que su contenido tiene mayor gravedad que otras auditorías anteriores, efectuadas a dicha federación, la cual ha intentado quedar limpia de toda sospecha de mal uso de dinero últimamente, a la vista de la sentencia del Tribunal de Cuentas relativa al año 1978, y que obligaba a la devolución de 200 millones.

La federación de fútbol no recibirá una copia de la auditoría. El lunes se comunicará, también, el dinero que recibirá para 1984 este organismo, si bien el CSD ejercitará unas nuevas disposiciones para ajustar aún más el control que se había establecido en 1983. Parece quedar desechada la posibilidad de nombrar un interventor que actúe directamente en la federación española de fútbol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 1984