Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
gente

Nazario Aguado,

ex dirigente del disuelto Partido del Trabajo de España, se ha convertido en el último desterrado por cuestiones políticas; acaba de recibir una notificación judicial por la que se le recuerda que, a partir de ahora y durante seis meses, no podrá acercarse a Madrid, fijándose su lugar de residencia en Palencia. La causa: haber tirado octavillas, en 1979, desde el palco de invitados del Congreso de los Diputados, protestando contra el Estatuto de los Trabajadores. Afortunadamente para él, Aguado -que está apartado de cualquier actividad política- reside actualmente en Palencia, donde dirige un instituto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de abril de 1984