Mondale recupera la cabeza en la carrera demócrata a la presidencia tras sus victorias en Illinois y Minnesota

El ex vicepresidente Walter Mondale se recuperó de anteriores contratiempos en su carrera para la designación como candidato del Partido Demócrata a la presidencia de EEUU con las victorias logradas el martes en la importante elección primaría del Estado de Illinois y en los caucuses, o voto por asamblea, celebrados en el Estado de Minnesota. La victoria de Mondale confirma el nuevo tono de la campaña tras los inesperados triunfos de Gary Hart en la primera fase de la carrera por la designación. El senador de Colorado, no obstante, mantuvo un buen porcentaje de votos en Illinois, mientras el reverendo Jesse Jackson confirmaba que es un líder sólido.

En Illinois, con el 98% de los sufragios contabilizados, Walter Mondale logró el 41% de los votos; Gary Hart, el 35%, y Jesse Jackson, el 21%. En Minnesota, Estado natal de Mondale, el ex vicepresidente obtuvo el 66% de las preferencias en los caucuses; Hart, el 6%, y Jackson, el 3%, al tiempo que el 23% de los concurrentes a las diferentes asambleas se declaraba no comprometido. En la carrera para obtener un mínimo de 1.967 delegados para conseguir la designación demócrata en la convención nacional del próximo mes de julio, en San Francisco, Mondale cuenta actualmetne con 631; Hart, con 364, y Jackson, con 79. Otros 268 delegados han sido ya nombrados como independientes, o no comprometidos con ninguno de los tres competidores."Tenemos todavía un largo camino hasta la convención", dijo Mondale en San Paul (Minnesota), festejando los dos importantes triunfos electorales. "Esta carrera no ha terminado y se convierte en una maratón", replicó Gary Hart, en Washington, alegando que nunca había prometido que iba a tener ganada la nominación demócrata en marzo. "Es una competición a tres, y quedará reducida a dos cuando se retiren Mondale o Hart", ratificó, por su parte, el reverendo Jackson, en Chicago, donde consiguió el 70% del voto negro y dio pruebas de estar en condiciones de aguantar todo el proceso preelectoral.

Aunque cada candidato analizó positivamente los resultados de Illinois y Minnesota, es evidente que el gran vencedor es el ex vicepresidente Mondale. No sólo por las ganancias en electores y delegados, sino porque Illinois y Minnesota marcan un nuevo vuelco en la campaña. Tras las inesperadas victorias de Hart en las dos primeras semanas de elecciones primarias y caucuses, Mondale resurge con fuerza entre el electorado demócrata. Renace, en definitiva, la posibilidad de un duelo en la elección presidencial del 6 de noviembre entre el ex vicepresidente demócrata y el actual presidente republicano, Ronald Reagan.

Mondale se presentó en la campaña de Illinois como el líder con experiencia en la Casa Blanca, como el hombre que sólo hace promesas que puede cumplir. Hart incidió en el aspecto del político de las nuevas ideas, con posturas más liberales que Mondale, sobre todo en materia de política exterior. Jackson apareció como el hombre capaz de demostrar que hay un puesto para una coalición arco iris, integrada por las minorías étnicas de Estados Unidos.

Las próximas etapas de la vuelta electoral estadounidense llegarán con las consultas en los Estados de Kansas y Virginia (24 de marzo), Montana (25 de marzo) y Connecticut (27 de marzo). Pero las citas clave, que determinarán casi definitivamente el sentido de esta preselección demócrata, están en las primarias del Estado de Nueva York (3 de abril), donde se elegirán 285 delegados, y Pensilvania (10 de abril), con 195 delegados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS