Jesse Jackson, un sólido tercer hombre

"Yo soy el hombre. Continúo en la carrera. Pienso seguir en ella". Con estas palabras se dirigió el reverendo Jesse Jackson a una multitud de unos 2.000 partidarios que le aclamaban en Chicago. Jackson, que estaba acompañado por el alcalde de la ciudad, también de raza negra, Harold Washington, intervino en un acto público con vistas a la elección primaria que se celebra mañana en el Estado de Illinois.Jackson, lleno de júbilo y entusiasmo por sus triunfos simbólicos en los Estados de Misisipí y Carolina del Sur, aparece como el tercer hombre entre los aspirantes demócratas a la presidencia, capaz de llegar hasta la convención nacional de su partido, a celebrar el próximo mes de julio en San Francisco.

El hecho de que Jackson lograra superar la barrera del 20% en dos Estados donde se celebraron caucus el pasado sábado le proporciona la posibilidad de seguir contando con el apoyo de fondos federales para la campaña. También le da la oportunidad de demostrar que es un líder sólido entre los demócratas, capaz de sensibilizar a la minoría de raza negra estadounidense.

Jackson puede ser un hombre clave en la convención de San Francisco si Mondale y Hart llegan con escaso margen de diferencia de delegados y ninguno de los dos cuenta con la mayoría de 1.967 delegados necesarios para ganar la nominación del partido. En tal caso, Jackson podría dar libertad de voto a sus delegados o, como dijo hace unas semanas, pedir que voten a favor del candidato que "mejor defienda los intereses de la minoría negra".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS