Gary Hart y Walter Mondale se disputan hoy, casi en solitario, 351 delegados demócratas en cinco Estados

Una nueva victoria del senador Gary Hart en los caucus del Estado de Alaska ha precedido a las elecciones a las que concurren hoy Gary Hart, Walter Mondale y Jesse Jackson en los Estados de Michigan, Misisipí, Carolina del Sur, Arkansas y Kentucky, donde se reparten 351 delegados. La retirada, oficializada ayer, del senador y ex astronauta John Glenn, deja reducida la carrera para la designación del candidato demócrata a presidente a los liberales Hart y Mondale, pues la presencia del reverendo Jackson es meramente testimonial. Si Mondale no gana, o si el margen es escaso en el industrializado Estado de Michigan habrá perdido su credibilidad de líder que cuenta con el apoyo sindical.

Gary Hart, el hombre del Oeste, obtuvo un triunfo fácil en Alaska, donde los ciudadanos son sensibles a la política energética. Hart, senador del Estado por Colorado es un político con buenos vínculos entre los medios petroleros norteamericanos, factor que le favoreció en los caucus (votación a mano alzada o por grupos en asambleas locales) celebrados el jueves en el Estado de Alaska, rico en yacimientos de petróleo y gas. En Alaska, Hart obtuvo el 41%. de los votos demócratas; Mondale, el 31%, y Jackson, el 10%.El calendario electoral de la confrontación Hart-Mondale alcanza hoy una nueva cota, con elecciones en cinco Estados para distribuir 351 delegados. La atención estará centrada sobre todo en el Estado de Michigan, donde están en juego 155 delegados para la convención nacional del Partido Demócrata del 16 al 19 de julio, en San Francisco, donde se designará finalmente el candidato oficial demócrata que enfrentará al presidente republicano, Ronald Reagan, en los comicios del 6 de noviembre.

La campaña se ha convertido en una serie de ataques y contrataques personales entre Hart y Mondale. "Durante estas dos últímas semanas, el ex vicepresidente Mondale ha llevado una campaña negativa contra mí", dijo Hart. El senador por Colorado se quejó de que Mondale ironizaba en su campaña sobre los errores en la edad de Hart, 47 años (cuando en su biografía como senador figura la edad de 46), así como en el cambio de nombre que decidió Hart antes de iniciar su carrera política, al acortar el apellido Hartpence.

Mondale dice que es falso que realizara ataques personales contra Hart en sus anuncios electorales televisados. Lo cierto es que Mondale ha tenido que variar su estrategia. Ha pasado de ignorar a los restantes candidatos, a tener que enfrentarse al inesperado fenómeno político creado por Gary Hart. La campaña está también muy radicalizada por las características que tiene el voto en el Estado industrial de Michigan.

Diferencias de forma

La confrontación a nivel personal indica, en definitiva, que las diferencias entre Hart y Mondale son más de estilo que de fondo. En realidad, ambos defienden políticas bastantes liberales, sobre todo en comparación con la actual Administración conservadora del presidente Reagan, al pedir la congelación de las armas nucleares, negociaciones con la URS S y menor intervención militar de EE UU en el exterior. La campaña entre los demócratas se ha convertido en un pulso entre liberales.A menos de un mes de haber comenzado la campaña ha quedado claro que no hay lugar entre los electores demócratas para una corriente pro-conservadora, como la que intentó defender el aspirante John Glenn. El héroe de la guerra de Corea, el primer astronauta norteamericano, el brillante senador durante 10 años por el Estado de Illinois, John Glenn, de 62 años de edad, ha tenido que abandonar la carrera por falta de votos y dinero. Siguió el ejemplo de otros aspirantes, como el senador de California Alan Crasnton, el senador de Carolina del Sur Ernest Hollings, el ex gobernador de Florida Reubin Askew y el ex candidato presidencial demócrata en 1972, George McGovern.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS