Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La supresión de la fiesta de San José en las dos Castillas origina una fuerte polémica

Los decretos de la Junta de Castilla y León y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para suprimir el carácter festivo del 19 de marzo, día de san José, han despertado críticas y reacciones en distintos sectores institucionales, religiosos y comerciales de ambas comunidades autónomas. En Castilla y León, esa fiesta oficial será trasladada al lunes de Pascua; y en Castilla-La Mancha, al 31 de mayo, Día de la Región.

Tras algunas jornadas de dudas, las posturas en la región castellano-leonesa están ya perfectamente definidas, informa Luis Miguel de Dios. La Confederación del Comercio de Castilla y León (Coincale) ha recomendado a todos los empresarios del sector que cierren; las centrales sindicales CC OO y UGT han llamado a los trabajadores para que acudan a sus puestos y denuncien a los establecimientos que no abran, y las corporaciones locales también han entrado en la guerra: las regidas por Coalición Popular recomiendan a los funcionarios que no vayan a trabajar o les indican que no ocurrirá nada si se registran ausencias; en las que gobierna el PSOE, aceptan y apoyan la sustitución del 19 de marzo por el lunes de Pascua como fecha festiva.La Junta de Castilla y León, por boca del director general de Trabajo, Pedro Gete, ha advertido a todos los que no abran sus establecimientos que su acción se considerará como cierre patronal injustificado.

En Valladolid cerrarán previsiblemente todos los establecimientos vinculados a la Asociación Vallisoletana de Comercio (Avadeco) y a agrupaciones del gremio de alimentación, pero no habrá incidencia entre los funcionarios y personal del ayuntamiento, diputación, Junta y Cortes de Castilla y León, puesto que todas estas entidades están regidas por los socialistas. Lo mismo ocurrirá en León y Palencia.

En Burgos, los comerciantes y algunas instituciones, como el ayuntamiento y la diputación, no acatarán el decreto de la Junta autónoma, informa Ángeles Gil. En este sentido, la comisión municipal permanente aprobó el pasado miércoles, con el voto en contra del PSOE, una moción del alcalde, José María Peña, de Coalición Popular, en la que se propone dispensar a los funcionarios y obreros municipales de acudir al trabajo el día 19, basándose en el arraigo religioso de la fecha y su consolidación en los ámbitos comerciales e industriales de la ciudad.

El presidente de la Diputación de Toledo, Isidro del Río, perteneciente al Grupo Popular, ha decidido que el día 19, festividad de San José, sea preceptivo para los funcionarios católicos que deseen conmemorar dicha fiesta, como ha venido siendo habitual hasta este año, siempre y cuando lo justifiquen, informa desde Toledo Eva Castro. La misma postura ha sido adoptada por la Diputación de Guadalajara y por la de Cuenca.

Los obispos de la región, han criticado igualmente la decisión de la Junta, con calificativos de "desconcertante" y "lamentable", por ser una fiesta de "'necesidad vital enraizada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de marzo de 1984

Más información

  • Varias corporaciones locales no acatarán la medida