lrán anuncia haber alcanzado el Chat el Arab, mientras Irak habla de "victoria épica"

Las tropas iraníes alcanzaron ayer el Chat el Arab después de haber abierto la noche anterior un nuevo frente en el extremo sur de la frontera irano-iraquí, en la provincia de Basora, según informaba ayer la agencia oficial iraní Irna, que también daba cuenta de¡ corte de la carretera Bagdad-Basora. "La agencia iraní pretende victorias imaginarias", respondió la agencia de noticias iraquí Ina, que daba cuenta de un mensaje enviado al presidente Sadam Husein por el general responsable de las operaciones en el que éste manifestaba: "Le felicito a usted, al gran pueblo iraquí y a la nación por nuestra gran victoria con la que concluyó la épica batalla al este de Basora".

No hay confirmación independiente de estas informaciones y, en particular, del hecho de que los iraníes hayan alcanzado el Chat el Arab donde se fusionan el Tigris y el lufrates, al norte de la ciudad de Basora, segunda localidad iraquí. Radio Teherán, captada por la BBC, dijo, en un momento de su emisión matinal de ayer, que "ahora vuestros bravos hijos están haciendo sus abluciones en los ríos Tigris y Éufrates", informa Reuter.Irna también informaba que 15 localidades iraquíes habían sido liberadas -entre ellas Gurna, donde confluyen el Tigris y el Éufrates- después de que los soldados de Teherán hubieran penetrado 40 kilómetros en territorio iraquí, el avance más profundo logrado en los 41 meses de guerra. La agencia aseguraba que la estratégica carretera que une Bagdad con Basora había sido cortada en varios puntos en este nuevo frente.

A las pocas horas de iniciada esta ofensiva, Bagdad manifestaba que las fuerzas enemigas habían sido totalmente aplastadas. "Irak ha conseguido la victoria, y los cadáveres de los soldados iraníes cubren el territorio sagrado de Basora, donde son devorados por chacales y buitres", indicaba Ina.

Según un comandante de unidad iraquí citado por esta agencia, de la que se hace eco France Presse, el ataque fue llevado a cabo por unos 6.000 soldados iraníes, que trataron sin éxito, durante siete horas, de aproximarse a las posiciones iraquíes de primera línea. "La rapidez con que la ofensiva íraní fue aplastada provocó enormes pérdidas en vidas humanas en las filas de los atacantes", señala un enviado especial de la misma agencia. Las diversas fuentes de información iraquíes no dan en ningún momento detalles sobre la localización de los combates, limitándose a mencionar "la región situada al este de Basora".

A media tarde de ayer un portavoz militar iraquí anuncié que la artillería pesada iraní estaba bombardeando Basora. En el frente central, abierto en la noche del miércoles, los combates siguen estabilizados, con informaciones también contradictorias. El rotativo iraquí As Saura daba cuenta ayer de la muerte del comandante de las fuerzas iraníes atacantes y reiteraba que a excepción de los soldados que pudieron huir, la primera ola de atacantes iraníes fue completamente aniquilada por el cuarto cuerpo del Ejército".

A esta guerra de comunicados e informaciones ha venido a sumarse la agencia soviética Tass, que ayer informaba que la ofensiva iraní en Basora había fracasado. Para Tass el conflicto del Golfo "sirve sobre todo a los intereses del imperialismo y, en primer lugar, a los de Estados Unidos".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Un frente de 500 kilómetros

Con la nueva ofensiva las tropas iraquíes han de contrarrestar ataques iraquíes en un frente de 500 kilómetros, desde Basora hasta la zona de Kut y Badra, al sureste de Bagdad. La presión no es, obviamente, la misma a lo largo de toda la línea, pero esta es la primera vez que Teherán lanza simultáneamente ofensivas de tal amplitud en varios puntos del frente. Sólo en una semana los iraníes han avanzado sobre cuatro ejes.

La apertura del último frente en las inmediaciones de Basora tiene una destacada significación, señalan a France Presse observadores políticos en Mana ma. El mando iraní sabe, según estos analistas, que el avance sobre este eje iba a ser difícil y costoso, tanto en vidas como en material.

La zona es fácil de defender, y los iraquíes, además, han derrochado medios para sembrarla de obstáculos, pero Irán parece tener interés en evidenciar que la actual etapa de la ofensiva Aurora es decisiva, para lo cual lo mejor es atacar Basora, principal centro industrial iraquí, donde viven millón y medio de personas. El impacto psicológico de una victoria en este sector, que, dicen los observadores, pudiera ir seguido del establecimiento de un Gobierno proiraní en la ciudad, sería considerable.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS