Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Canpaña electoral en el País Vasco

Txiki Benegas: el pacto y la paz

No se le conocen a Txiki Benegas actividades políticas de adolescente. Sus aficiones estudiantiles le mantuvieron ocupado hasta la culminación de la carrera de Derecho, en 1970. Sin embargo, sus inquietudes socialistas, adquiridas a través de la lectura, le acercaron al PSOE en 1972. Comenzó entonces el despegue político de este hijo de exiliados nacionalistas a través de un camino pródigo en responsabilidades públicas. Tiene una doble obsesión: el pacto y la paz; y una debilidad política: ganar credibilidad en el conjunto de España desde Euskadi y reforzar, en Madrid, su papel de hombre clave en la política vasca.El año 1970 fue para Benegas una época trascendente. Según él mismo reconoce, la dictadura le asfixiaba, y se fue a Londres. Allí intentó ingresar, sin lograrlo, en la London School of Economist. Un año después regresó a San Sebastián y montó un despacho de abogados laboralistas. Conoció, en aquellas fechas, a Enrique Múgica, quien le introdujo en los ámbitos del partido socialista.

Tenía 28 años cuando asumió el cargo de consejero de Interior del Consejo General Vasco. Alcanzó un gran prestigio, en aquella época, en el espectro político vasco como hombre de talante negociador. Implacable en la lucha contra la violencia, pero un hombre de diálogo fundamentalmente, se puede decir que Txiki Benegas se ha visto obligado, por razones de partido, a cambiar de actitud en los últimos años. De aquel personaje partidario de negociar con ETA y obsesionado por demostrar al PNV que los socialistas tenían mayor comprensión de lo vasco que UCD, queda sólo el recuerdo. El tono de Benegas ha ido subiendo en sus críticas al nacionalismo a medida que en su partido ha imperado la idea de que la vía del diálogo con ETA y el mundo abertzale no conduce a ninguna parte.

El prestigio de Txiki en las filas socialistas ha trascendido con mucho los límites de Euskadi. De hecho, cada vez que se elaboran listas de futuros candidatos a la secretaría general del PSOE, aparece, invariablemente, su nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1984