Iglesias afirma que el Gobierno destruye su propia base electoral

"La política económica del Gobierno socialista no sólo lleva al hambre y a la miseria a miles de trabajadores, sino que además está destruyendo la base social que ha dado el triunfo al PSOE y frustrando la perspectiva de una alternativa de izquierda", declaró ayer el secretario general del Partido Comunista de España, Gerardo Iglesias, que se encuentra en Sevilla participando en la primera reunión que el comité central de su partido celebra fuera de Madrid desde que se legalizó el partido en 1977. Los dirigentes comunistas están analizando la situación política y social del país y discutiendo la reestructuración interna de su trabajo. Al reunirse en la capital andaluza, expresan su apoyo a las movilizaciones de los jornaleros.Insistiendo en estos planteamientos, el vicesecretario general del PCE, Nicolás Sartorius, advirtió que la reconversión industrial necesaria para España no puede hacerse unilateralmente. "El Gobierno está haciendo una política de derechas, rescindiendo contratos y sin contar con las centrales sindicales", añadió Sartorius, proponiendo como alternativa una negociación entre las partes para hacer una política no sólo de reconversión, sino tambien de reindustrialización. Si no se produce este cambio, avisó, las movilizaciones de protesta continuarán, aunque deben evitar cualquier radicalismo y procurar la máxima participación social.

Gerardo Iglesias se mostró muy optimista acerca de las posibilidades de recuperación del PCE, de la que aseguró hay numerosos síntomas, y anunció que hace pocos días se produjeron ingresos colectivos cualificados en Salamanca y Valladolid, y que el 17 de febrero se celebrará en Madrid un acto de reingreso de intelectuales y profesionales que abandonaron las filas comunistas durante la llamada crisis de los renovadores. Asimismo, el dirigente del PCE no espera gran oposición a su política por parte de la minoría del comité central aglutinada en torno a Santiago Carrillo, aunque en fuentes oficiosas no se descartan discrepancias a la hora de aprobar la reestructuración de Ias áreas de trabajo del comité y el nombramiento de sus responsables.

Con la aprobación del informe de gestión presentado por el comité nacional saliente dio comienzo ayer tarde, el V Congreso del Partido Socialista de Andalucía (PSA), que va a resultar decisivo para el futuro de esta organización política, la de menor representación en el Parlamento regional. Todas las previsiones apuntan a que el PSA abandonará el marxismo como componente ideológico básico, acentuará su carácter nacionalista y cambiará su nombre tradicional por el de Partido Andalucista.

En el anteproyecto de ponencia, elaborado de cara a este se ha eliminado, en efecto, cualquier referencia al marxismo como elemento definidor de la ideología del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de febrero de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50