Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un doctor en Derecho Canónico se ocupará de la reduccion de las plantillas militares

Los nombramientos acordados en el área de la Defensa en el último Consejo de Ministros han su, puesto el inicio material de la prevista reestructuración del Ministerio de Defensa, acorde con la intención de tener una política común para los tres ejércitos, que hasta ahora han funcionado como si fueran otros tantos ministerios. La novedad más destacada de los nombramientos ha sido la referente al subsecretario de Defensa, cargo para el que ha sido designado Gustavo Suárez Pertierra, militante del PSOE, catedrático de Derecho Canónico y, hasta ahora, director general de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia.

Los otros nombramientos acordados por el Consejo de Ministros fueron el de Eduardo Serra, hasta ahora subsecretario de Defensa, como secretario de Estado; el del general Valentín Barriga Díaz, como director general de Infraestructura; y el del general Rafael Hitos Amaro, como Interventor General. Paralelamente, el Consejo de Ministros nombré a Gregorio García Ancós director general de Registros y del Notariado, por lo que abandona su cargo de Secretario General Técnico de Defensa.Eduardo Serra, nacido en Madrid hace 37 años. Abogado del Estado, Serra fue jefe del gabinete del ministro de Industria y secretario general del Instituto Nacional de Industria. En noviembre de 1981, siendo ministro Alberto Oliart, fue nombrado subsecretario de Defensa, cuando el otro subsecretario del departamento era el almirante Ángel Liberal, con quien coincide ahora como secretario de Estado. Serra, principal responsable de las negociaciones del FACA, fue confirmado como subsecretario por el actual ministro, Narcís Serra, en diciembre de 1982.

Plantillas y enseñanza

Gustavo Suárez Pertierra, de 34 años, ocupó cargos de responsabilidad en la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT y en los últimos meses participó con autoridades de Defensa en la elaboración del proyecto de ley de Objeción de Conciencia. Del nuevo subsecretario, dependerán la Dirección General de Personal y la Subdirección General de Enseñanza. Por tanto, Suárez Pertierra será el principal responsable de materializar la prevista reducción de 6.000 profesionales en el Ejército de Tierra, así como de materializar la anunciada reforma de la enseñanza militar que se acometerá este mismo año.El general Barriga Díaz, de 64 años, dependerá, como director general de Infraestructura, del secretario de Estado de Defensa. Es ingeniero de Construcción y Electricidad. El general será el responsable de la preparación, propuesta, desarrollo y coordinación de la política de construcciones, instalaciones y campos de maniobra de los tres ejércitos. Igualmente, supervisará la actividad de la Junta Central de Acuartelamientos y del Servicio Militar de Construcciones.

El Gobierno acordó estos nombramientos sólo una semana después de haber sido publicado en el Boletín Oficial del Estado el decreto de reestructuración del Ministerio de Defensa, que ha supuesto un paso fundamental para crear lógicas interdependencias entre los organismos del departamento y las correspondientes áreas de los tres ejércitos.

El consejo, a propuesta de Narcís Serra, también acordó el ascenso a generales de división de los generales de brigada Eloy Rovira y Juan Bautista Sánchez Bilbao. El primero será nombrado en breve segundo jefe del Estado Mayor del Ejército, y el segundo tendrá que ser sustituido como director de la Academia General Militar de Zaragoza. Finalmente, el Consejo de Ministros nombró Interventor General al general Rafael Hitos Amaro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de febrero de 1984

Más información

  • Los nombramientos de Defensa inician la reestructuración del departamento