Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinados dos supuestos miembros de ETA Militar en el sur de Francia

Los supuestos miembros de ETA Militar Ángel Gurmindo Izárraga, de 34 años, y Vicente Perurena Telletxea, de 37, fueron asesinados anoche en la localidad francesa de Hendaya, donde residían en calidad de refugiados. Ambos etarras fueron acribillados con armas automáticas por dos personas que se dieron a la fuga. Se sospecha que este atentado es obra de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), organización que en los últimos dos meses se ha hecho responsable de la muerte de otros dos miembros de ETA.

El atentado fue perpetrado en la calle de Aizpurdi, de Hendaya, en las proximidades de la vivienda del ciudadano español Segundo Marey, secuestrado hace unos meses por los GAL y posteriormente puesto en libertad. En la zona donde fueron asesinados Gurmindo y Perurena residen numerosos refugiados vascos.Los autores del atentado, cuya identidad se desconoce, emprendieron la huida en dirección a San Juan de Luz, informa José Luis Barbería.

Según fuentes de la policía española, tanto Perurena como Gurmindo eran miembros liberados de la organización. La policía tiene fundadas sospechas de que Perurena era el actual responsable del paso de comandos (mugalaris) por la frontera hispano-francesa y cree que Gurmindo era uno de los guardaespaldas del máximo dirigente de ETAm, Domingo Iturbe Abasolo, Txomin, actualmente en paradero desconocido.

Txomin fue confinado recientemente en la, localidad de Tours, en el norte de Francia. Sin embargo, a los pocos, días de su confinamiento dejó de presentarse ante la policía local.

Los dos refugiados, al parecer, se dirigían en el momento del atentado ;al domicilio de unos amigos con la intención de ver por la televisión el partido de Copa del Rey jugado anoche entre la Real Sociedad y el Athlétic de Bilbao. Para llegar hasta allí utilizaron el coche de Perurena, un Lada 1.300, de fabricación checa, con matrícula del departamento francés de los Pirineos Atlánticos. Los presuntos etarras cayeron acribillados a balazos por disparos de metralleta efectuados a dos metros de distancia. Emplearon munición del calibre 9 milímetros.

Pasa a la página 12

El asesinato de Perurena y Gurmindo parece obra de expertos profesionales, como los atentados contra 'Txapela' y Oñaederra

Viene de la primera páginaMinutos después del suceso, unos 60 refugiados vascos se concentraron en el lugar donde ocurrió el atentado. Allí cantaron el Eusko gudariak (himno del soldado vasco) y lanzaron gritos contra la policía y a favor de ETA Militar, informa Europa Press desde Irún. Diversas fuentes francesas consultadas coincidieron en señalar que el atentado parece obra de profesionales, al igual que en los asesinatos de los etarras Ramón Oñaederra y Mikel Goikoechea, ocurridos en diciembre. En esa opinión incidió el alcalde de Hendaya, Rafael Lassalette, quien manifestó anoche que los autores del doble asesinato, del que no existen testigos directos, "son sin duda profesionales, a juzgar por los impactos de bala y la precisión con que fueron disparados los proyectiles".

Los dos refugiados permanecieron durante algún tiempo desangrándose en el lugar del suceso, separados uno de otro por una distancia de aproximadamente seis metros.

La Policía francesa cerró minutos después del atentado los puentes fronterizos e hizo severos controles de carreteras en el intento de detener a los asesinos, que huyeron en dirección a San Juan de Luz a bordo de un vehículo, al parecer un Seat amarillo con matrícula española falsa.

El abogado y dirigente de Herri Batasuna Iñaki Esanaola, acusó ayer expresamente al PSOE y a Alianza Popular de apoyar totalmente el terrorismo de estado. Así lo expresó en unas declaraciones en las que implicaba también al empresario Luis Olarra.

Esnaola aseguró que dos horas antes de su muerte, los dos refugiados asesinados habían denunciado ante la Policía francesa que eran perseguidos por presuntos elementos de los GAL.

Román Sodupe, miembro de la ejecutiva del PNV de Guipúzcoa, manifestó anoche a Europa Press que el asesinato de los dos supuestos etarras forma parte de la dinámica del terror, "con todo el peligro que esto supone. El atentado de hoy no va a resolver ningún tipo de problemas, sino que puede tener unas consecuencias imprevisibles".

Por su parte, Marío Onaindía, secretario general de Euskadiko Ezkerra, hizo pública una declaración en la que afirma: "La estrategia del ojo por ojo que parecer revelar este nuevo atentado terrorista sólo sirve para poner obstáculos a la trabajosa búsqueda de soluciones políticas que se iba abriendo paso en la sociedad vasca. No nos cansaremos de repetir que el problema de la violencia en Euskadi no se resuelve* matando a los de ETA, alimentando un círculo infernal, sino logrando que los de ETA dejen de matar. Por otra parte, un estado de derecho no sólo debe ser honesto, sino también parecerlo. El Gobierno debe mostrar tanto empeño en descubrir quiénes están tras el GAL como en descubrir a quienes mandaron asesinar a Quintana Lacaci o a Mikel Solaun".

Protestas en el País Vasco

Mientras los partidos políticos vascos y entre ellos PSE-PSOE, Alianza Popular y la formación politíca Auzolan hacían públicos comunicados de condena sobre este atentado, grupos de manifestantes incendiaban en Rentería tres camiones de matrícula francesa y el autobús de línea que cubre el trayecto San Sebastián-Hondarribia (Fuenterrabía). También se registraron incidentes en Bilbao y San Sebastián, provocados por grupos de personas que se enfrentaron a la policía, incendiaron algunos automóviles y formaron barricadas. Por otra parte, en un bar de Bilbao se produjo anoche una explosión, debida, al parecer, a una bomba; pero no hubo daños personales, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de febrero de 1984

Más información