Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin flexibilización no es posible la reconversión, según Pérez de Bricio

La reconversión industrial es necesaria porque lo que está en juego es la supervivencia industrial del país, señaló ayer en Madrid Carlos Pérez de Bricio, presidente de Confemetal, en el "decimonono cocido" organizado por la Fundación Laboral de El Fénix Mutuo. Pérez de Bricio, que consideró adecuado el marco legal para la reindustrialización, puso especial énfasis en señalar la falta de solución para dos temas básicos (flexibilización de plantillas y mecanismos de financiación privada), sin cuya solución "la reconversión no despegará".El presidente de Confemetal criticó algunos de los aspectos de la metodología utilizada por el Gobierno en la reconversión industrial y recordó la necesidad de llevar a cabo el proceso con un "equilibrio entre la economía de mercado y la planificación".

A preguntas de alguno de los comensales, matizó la conveniencia del despido libre con la solidaridad que la sociedad debe prestar a los trabajadores excedentes, aunque se mostró partidario de la rescisión de empleos. España no dispone de infraestructura suficiente para dar trabajo a todos, "ni siquiera la tuvo en años pasados cuando se crecía a un ritmo del 8% anual", dijo, y "alguna de las zonas afectadas perderá casi el 50% del empleo industrial".

Pérez de Bricio añadió que la entrada precipitada en la CEE debe ser reconsiderada, por el problema que presenta para las empresas en reconversión la desprotección arancelaria y, en cierto modo, la fiscal que acarreará el ingreso.

La recuperación tiene, en su opinión, en la financiación el primer problema. Pérez de Bricio -quien añadió que con la "reconversión sobrevivirá el que pueda"- expuso que para el empresario Estado esta adecuación ha de ser imperativa e impostergable y que "UGT no va a tener más remedio que aceptarla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de febrero de 1984