Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:El cine en la pequeña pantalla

'La kermesse heroica', genial burla del héroe

Tardó muchos años en ser estrenada en España esta excelente película de Jacques Feyder rodada en 1935, pero no fue en el único país. Según cuenta Manuel Villegas López, en la película se vieron "Ias alusiones más inesperadas: se le calificó de filme de inspiración nazi, y el embajador de Francia en Berlín creyó que era una alusión a la ocupación del Ruhr por las tropas negras francesas. Pero donde el filme levantó tempestades de protesta fue en los Países Bajos, en la patria del argumentista y el realizador".Era obvio que la ya evidente crisis de 1935 extremara el rigor en la contemplación de esta película, que nada alude directamente, sin embargo, a las circunstancias del momento, sino a otras más eternas y siempre caricaturizables: la visión del héroe como ser ejemplar y arriesgado que se enfrenta a su enemigo sin temor. Feyder, por el contrario, presenta a todo un pueblo que se entrega sumiso a la colonización de las tropas españolas. Aunque la acción se sitúa en 1610, la fama de la furia española había hecho ya estragos. El terror de los hombres de ese pueblo tenía, sin duda, motivos en que fundarse. La habilidad de las mujeres para engatusar a los colonizadores nace de idénticos motivos.

En cualquier caso, Feyder, de nacionalidad belga y francés de adopción, prefirió ironizar sobre las leyendas heroicas de su propio país. En ese sentido dijo que quería mostrar "que los países no tienen que ser siempre, heroicos, y que el espíritu guerrero no es siempre posible, ni mucho menos lo mejor". Villegas López matiza el resultado del filme: "La idea del héroe y de las glorias guerreras se lanza contra unos pacíficos y regalones burgueses, con su vida diaria fácil, alegre, bastante vulgar y a ras de tierra. Del choque de estos elementos, de la idea contra la realidad adversa, nace la sátira".

Contemplada hoy, La kermesse heroica es, además de una aguda caricatura del miedo y la leyenda, un filme profandamente divertido en el que el vodevil adquiere su mejor exponente. Al talento de Jacques Feyder se añadió el de sus numerosos intérpretes, entre los que cabe destacar a Françoise Rosay, Jean Murat y Louis Jouvet, que interpreta al pícaro y sinvergonzón capellán: su trabajo fue de los más destacados cuando finalmente la película pudo exhibirse en España bajo la condición del arte y ensayo. Sólo muy recientemente ha tenido una circulación normal.

La kermesse heroica se emite hoy, a las 20, por la segunda cadena, dentro del espacio La clave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1984