Un ex legionario, acusado de la muerte de un muchacho de 14 años en la primavera de 1981

Un ex legionario fue detenido a comienzos de esta semana como presunto autor de la muerte de David García, un muchacho de 14 años que fue encontrado ahorcado en la primavera de 1981 en un edificio en ruinas contiguo al Hospital del Niño Jesús. Dos años y medio después de este suceso, que conmocionó a la opinión pública madrileña, inspectores de la comisaría de La Estrella han acusado de la muerte del muchacho a José Andrés Fernández González, de 23 años, conocido como Jim Cadaverius. El crimen, según todos los indicios, tuvo un móvil sexual.

El trabajo policial que ha permitido resolver, a los dos años y medio, el enigma de esta muerte comenzó cuando la pasada semana una mujer informó en la comisaría de La Estrella que su hijo había sido objeto de un intento de abusos deshonestos por parte de un joven vecino del barrio. La denunciante añadió que su hijo había sido amenazado de muerte por el denunciado.Los investigadores del caso identificaron al presunto autor de ese intento de abusos deshonestos como un joven ex legionario homosexual conocido en el barrio de La Estrella por Jim Cadaverius, nombre bajo el que se ocultaba José Andrés Fernández González, que en repetidas ocasiones había intentado mantener relaciones homosexuales con menores de edad, incluso por métodos violentos. Detenido Jim Cadaverius, confesó haber sido el autor de la muerte de David.

En la primavera de 1981, José Andrés Fernández González estaba recién alistado en la Legión Extranjera, pero el domingo en que murió David García se encontraba en Madrid con un permiso de fin de semana. Según su testimonio, el 7 de junio acompañó a la víctima al edificio ruinoso del complejo del Niño Jesús, donde se enzarzaron en una discusión. A consecuencia de una caída, siempre según la versión del detenido facilitada por la policía, David se golpeó contra el suelo y quedó inconsciente. Luego el acusado lo subió hasta la segunda planta por las rampas de las escaleras en una silla de inválido que allí estaba abandonada.

Arrojado al vacío

Cuando David recobró el conocimiento, se produjo un nuevo enfrentamiento verbal y físico. Entonces José Andrés Fernández González ató al muchacho una soga al cuello, anudó el otro extremo a un hierro que sobresalía de un muro y empujó el cuerpo al vació.El domingo de Pentecostés de 1981 David García fue encontrado ahorcado en el hueco del ascensor de un edificio abandonado, perteneciente al complejo hospitalario del Niño Jesús. David estaba desnudo y junto a su cuerpo se encontraron las ropas, con la excepción de las prendas interiores. El macabro hallazgo fue efectuado por su hermano Enrique y un amigo que, alarmados por el retraso de David, habían salido a buscarle. El lugar donde le encontraron muerto se había convertido en refugio favorito de muchas pandillas de adolescentes del distrito del Retiro.

David García era hijo de un conocido psiquiatra y psicólogo madrileño y vivía con su familia en un piso situado junto al parque del Retiro. El muchacho, que era de complexión atlética, estudiaba séptimo de EGB en un colegio de la colonia de El Viso y, según los testimonios que entonces aportaron sus profesores y compañeros, simpatizaba con la ideología falangista.

Desde un primer momento, determinadas circunstancias hicieron pensar a los investigadores que el joven no se había suicidado. El cuerpo no presentaba los síntomas propios del ahorcado, y, en cambio, tenía señales de haber sido golpeado y arrastrado. Días después, el análisis forense permitió confirmar que David García había fallecido antes de ser suspendido por el cuello con una cuerda.

Se adhiere a los criterios deThe Trust Project