Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Autobuses y escaleras de incendio

El suceso dramático de la sala de fiestas Alcalá 20 ha planteado el problema del cumplimiento de las disposiciones legales sobre incendios y la suficiencia de ellas. Desgraciadamente, tanto los representantes del ayuntamiento como los periódicos se han limitado a pensar en las salas de fiestas. Soy usuario de los autobuses públicos. Siempre me he planteado qué pasaría si hubiese un incendio y el mecanismo de apertura automática de las puertas, que controla el conductor, no funcionase. He observado que por el espacio que se crea al abrir la ventana al máximo no cabe una persona. Hay una ventana a cada lado que pone salida de emergencia, pero no existen instrucciones impresas en la pared sobre cómo abrirlas ni la palanca para hacerlo se ve por ninguna parte. También existe una puerta de emergencia, pero se halla cerrada con llave, y la llave, en vez de estar en un casillero al lado de la puerta, la tiene el conductor o cobrador, que están situados lejos de la puerta y, por tanto, no la alcanzarían en una situación de pánico.En cuanto a edificios, los bomberos tienen escaleras que sólo alcanzan hasta el piso 10, si no recuerdo mal. Hace poco estuve visitando a unos amigos que viven en un piso 20 de un edificio del grupo Azca, en la calle de Orense. Tardamos bastante en subir y bajar porque los ascensores disponibles estaban siempre llenos. Esto en una situación normal. En caso de incendio serían totalmente insuficientes. La escalera interna ya se sabe que se convierte en una chimenea y no puede usarse. ¿Cómo no se obliga a los edificios de alturas a los que no pueden llegar las escaleras de los bomberos a tener escaleras externas para incendios? Así se hace en muchas ciudades del mundo. 'Los hoteles de Madrid tampoco tienen medios suficientes para proteger al público en caso de incendios. En los hoteles de otras ciudades del mundo, los medios existentes (puertas en los pasillos para impedir el paso del humo, señales luminosas grandes, escaleras de incendios, etcétera) son abundantes. Es necesario que el ayuntamiento aborde el problema de los incendios en la totalidad del ámbito ciudadano, y no sector por sector, a medida que siniestros horribles vayan sacando a la atención pública la negligencia de cada sector. /

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS