El maquinista del 'metro' accidentado, detenido "por conducir bajo los efectos de la heroína"

Miguel Ángel Tutor, conductor del convoy del metro que el pasado 12 de diciembre provocó un choque con otro tren en la estación de Menéndez Pelayo, en el que 91 personas resultaron heridas, ha sido detenido por "conducir bajo los efectos de la heroína", según palabras de Andrés Martínez Arriarte, titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, que instruye el sumario. Miguel Ángel Tutor, que continúa recluido en un calabozo de la plaza de Castilla fue sometido en la mañana de ayer a pruebas periciales por parte del forense.

Andrés Martínez Arriarte declaró que, tras producirse el accidente, Miguel Ángel Tutor fue examinado por los servicios médicos de la propia Compañía Metropolitana y por los del Instituto Nacional de Toxicología, y ambos informes coincidieron en apreciar en la sangre del joven rastros de sustancias estupefacientes. La orden de detención se basa en el apartado primero del artículo 340 bis del Código Penal. Dicho artículo establece que "será castigado con las penas de multa de 20.000 a 200.000 pesetas y privación del permiso de conducción por tiempo de tres meses y un día a cinco años: El que condujere un vehículo de motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o estupefacientes; el que condujere un vehículo de motor con temeridad manifiesta y pusiera en concreto peligro la vida de las personas, su integridad o sus bienes". Otro párrafo del citado artículo explicita que "cuando de los actos sancionados en este artículo o en el siguiente resultare, además del riesgo prevenido, lesión o daño, cualquiera que sea su gravedad, los tribunales apreciarán tan sólo la infracción más gravemente penada".El juez instructor manifestó también que la investigación judicial se extenderá a las normas internas de la Compañía Metropolitana, con el fin de comprobar si en su día se cumplieron los trámites necesarios a que deben someterse las personas que ocupan puestos de conductor, y si entre esas pruebas, alguna se destina a comprobar si los aspirantes al puesto son consumidores de productos alcohólicos o estupefacientes.

Vicente García Álvarez, presidente del Consejo de Intervención de la Compañía Metropolitano, anunció ayer que las pruebas de sangre y orina que se hicieron a Miguel Ángel Tutor, y que se enviaron al Instituto Nacional de Toxicología, demostraron que, al menos el mismo día del accidente, el conductor había tomado droga. Garcia Álvarez añadió que las pruebas se harán extensivas a todo el personal que ocupe puestos relacionados con la seguridad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS