ANDALUCÍA

Dos brigadas del Ejército provocan una batalla campal con varios clientes en un bar de Cádiz

Dos brigadas del Ejército de Tierra provocaron una verdadera batalla campal en un bar de Cádiz el lunes por la noche, enfrentándose verbal y físicamente con varios clientes, según relataron testigos presenciales. Uno de los militares amenazó con una pistola a Juan Moral Lechugo, quien presentó en la comisaría de policía una denuncia por insultos y amenazas. Los dos brigadas fueron detenidos por la policía, que les entregó a la autoridad militar.

Los hechos, según la narración de varios testigos presenciales, ocurrieron en el bar Orozco, ubicado en el barrio gaditano de La Viña, cuando varios clientes del establecimiento se disponían a ver por el segundo canal de televisión la película La extraña pareja, protagonizada por Bette Davis. Minutos antes, los dos militares (uno con uniforme y el otro vestido de paisano) penetraron en el local, acompañados por la esposa del que vestía ropas civiles.Desde su entrada en el bar, los dos brigadas, conocidos ya en el barrio, comenzaron a provocar verbalmente a los clientes, increpándoles con frases como "sois unos vagos" y "no servís para nada", según afirmaron los testigos. Ante esta actitud, el encargado del bar, Pedro Moral Lechugo, les requirió para que guardasen respeto a los presentes. Sin embargo, los insultos comenzaron, a partir de ese punto, a subir de tono, mientras el comportamiento de los brigadas daba a entender que se encontraban bebidos.

La situación se tomó más conflictiva cuando el militar de paisano esgrimió una pistola y ame lazo a Juan Moral Lechugo, hermano del encargado del bar, que se encontraba allí tomando una copa. Los testigos aseguraron también que en esos momentos el militar abofeteó varias veces a su esposa. A continuación, como si de un western se tratara, llovieron vasos, platos y botellas en el local, sin que se produjese ningún lesionado de consideración.

En medio de la confusión, un cliente avisó al 091, que hizo acto de presencia al poco tiempo, aunque las fuerzas policiales ya habían sido alertadas anteriormente por otro hecho originado por las mismas personas en otro bar del barrio, Casa Malo, donde se habían enfrentado fisicamente con un muchacho. Cuando la fuerza pública se presentó, con varios vehículos zeta, en el interior del local se habían congregado un centenar de vecinos atraídos por el tumulto.

Los dos brigadas se negaron a identificarse anteja policía, según señala el informe oficial presentado en la comisaría, por lo que fueron trasladados al Gobierno Militar de Cádiz, en donde quedaron a disposición de la autoridad militar. No han sido facilitados los nombres de los dos militares, salvo su graduación y destino en el campamento de Campo Soto, en la localidad de San Fernando.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS