Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París propondrá finales de 1984 como límite para que la CEE responda a España

La estrategia de Francia en la cumbre de la Comunidad Económica Europea que se celebra en la capital griega parece ser la de plantear unos términos tales para la adhesión de España a la CEE que el Gobierno español se vea en la tesitura de rechazarlos si para entonces no se ha llegado a una solución de los problemas comunitarios, sobre todo el de la financiación de la política agrícola. Según fuentes de varias delegaciones de países comunitarios en Atenas, París propondrá que se fije la fecha límite de diciembre de 1984 para el fin de las negociaciones con España.

Michel Vauzelle, portavoz del presidente francés, François Mitterrand, reiteró ayer en Atenas que Francia propondrá que se fije una fecha en la que se dirá sí o no, de una manera definitiva, a la adhesión de España y, eventualmente, también de Portugal. Paralelamente se especula entre las delegaciones presentes en la cumbre con que, de esta manera, París lo que pretende es ejercer una presión sobre los restantes países comunitarios que obligue a acelerar las negociaciones para la reforma interna, lo que no estaría reñido con que una resolución del problema de los subsidios a la política agrícola, de los que Francia es la principalísima beneficiaria, abocara a España a responder negativamente a unos términos de adhesión francamente desfavorables. Al mismo tiempo, estas fuentes subrayan que no cabe duda de que con España no habría posibilidad de renegociación de esos términos una vez dentro de la CEE, como se ha hecho, sin embargo, con el Reino Unido y con Grecia. Por todo ello, la oferta al estilo de lo toma o lo deja podría ser especialmente dramática para la diplomacia de Madrid.El presidente Felipe González, por otra parte, en el programa Españoles, emitido por televisión, afirmó que había recibido respuestas positivas para la entrada de la España en la CEE de todos los países miembros de la Comunidad, incluido Francia. La oficina del portavoz del Gobierno difundió ayer el contenido de las respuestas de los jefes de Estado y Gobierno a la misiva del presidente González. En la de Mitterrand se dice que "España tiene derecho a esperar que se conteste claramente a su petición de adhesión en un plazo relativamente corto sin prejuzgar el contenido de la respuesta, pues depende del examen que se hará con España de las cuestiones determinantes como el mercado de frutas y verduras".

Página 55

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 1983

Más información

  • Los términos de adhesión pueden ser muy desfavorables