Depuraciones en la dirección de la central sindical tunecina

Siete de los 14 miembros del comité ejecutivo de la poderosa Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT) fueron expulsados ayer por el presidente de la citada organización sindical, Habib Achur. Se trata de las primeras víctimas políticas de la lucha por el poder en el interior del más influyente sindicato tunecino que libran los partidos políticos desde que el pasado 19 de noviembre fuera oficialmente autorizado el multipartidismo en Tunicia, después de 23 años de monopolio del poder y de la vida política por el partido único, el socialista desturiano del presidente Habib Burguiba.La crisis que ahora ha estallado en la UGTT opone, prácticamente desde el congreso de la central sindical celebrado en Gafsa en abril de 198 1, a los moderados y colaboradores del partido desturiano del primer ministro, Mohamed Mzali, y del presidente Burguiba, que son mayoritarios dentro de la UGTT, con los socialistas e izquierdistas, representados por varias tendencias, entre las cuales las más poderosas son las del Movimiento Democrático Socialista (MDS), de Ahmed Mestiri, y del Partido Comunista tunecino.

La participación de la UGTT en las elecciones municipales de 1981 junto al Frente Nacional que había creado el partido en el poder desturiano, lanzó abiertamente la crisis en el interior del sindicato. Aquella decisión creó serias tensiones entre la UGTT y los partidos de la oposición, entre ellos el MDS, legalizado el pasado 19 de noviembre. En la UGTT esa tensión estaba latente en la oposición de dos personalidades fuertes, como la de Habib Bachur, presidente de la UGTT y acusado de colaborar con el poder, y Taieb Baccuche, secretario general de la UGTT y más inclinado atlas otras tendencias de izquierda.

El próximo 16 de diciembre, el Movimiento Democrático Socialista de Mestiri celebrará su primer congreso.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS