Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secretario general de la OEA dimite al comenzar la Asamblea General del organismo

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el argentino Alejandro Orfila, anunció ayer la renuncia a su cargo, angustiado por el inmovilismo de la OEA frente a los graves problemas regionales, según informó Efe desde la capital norteamericana. La dimisión de Orfila, que ha estado siete años al frente de la OEA, se produjo durante la sesión inaugural de la Asamblea General del Organismo. El alto funcionario señaló que no desea estar en funciones más allá de los primeros meses de 1984 y subrayó que no había entendido su cargó como una mera tarea de espectador.La explosiva situación centroamericana constituye el tema central de sendos debates iniciados ayer en Washington por la Asamblea General de la OEA y los ministros de Asuntos Exteriores del grupo de Contadora (México, Colombia, Venezuela y Panamá). La Asamblea General de la OEA servirá de foro para la exposición de las preocupaciones de algunos Gobiernos respecto a la seguridad colectiva. Con todo, el conjunto de temas a tratar, integrado por 38 puntos, comprende numerosas cuestiones administrativas. Según la agencia Efe, no se aguardan decisiones regionales sobre los temas candentes tales como la crisis centroamericana o la invasión militar estadounidense a Granada, que figura en alguno de los discursos que van a pronunciarse en las sesiones. Los temas de fondo serán tratados, probablemente, en el diálogo informal que sostendrán los ministros de Asuntos Exteriores el próximo miércoles. El grupo de Contadora debía examinar ayer un conjunto de propuestas para una solución negociada del conflicto bélico en Nicaragua. Estas propuestas tienen que ser sometidas posteriormente a la aprobación de los representantes de los Gobiernos centroamericanos que apoyan al grupo de Contadora, incluido

EE UU.

Mientras en Nicaragua se extreman las precauciones ante una eventual invasión con apoyo estadounidense, el consejero de seguridad nacional del presidente Reagan, Robert McFarlane, declaró, en una entrevista televisiva emitida el domingo, que EE UU apoyaría a El Salvador, Guatemala, Panamá y Honduras si estos países. decidieran invadir Nicaragua y pidieran ayuda norteamericana. McFarlane se negó a especificar qué tipo de apoyo prestaría EE UU en caso de que Nicaragua fuera invadida. "Prefiero esperar hasta que se produzcan estas circunstancias", señaló.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Costa Rica, Fernando Volio, anuncié el domingo su "dimisión irrevocable" al término de una reunión con el jefe del Estado, Luis Alberto Monge, según informó la agencia France Presse. Volio, de 59 años, se ha negado a explicar la causa de su dimisión.

En medios políticos de San José se cree que la dimisión es consecuencia de las recientes divergencias entre Volio y el presidente Monge, provocadas por la decisión del jefe del Estado de proclamar, el próximo 17 de noviembre, el estado de neutralidad "activa, perpetua y desarmada" de Costa Rica. Volio, perteneciente al sector conservador del Gobierno, ha mantenido una posición considerada 'dura" ante el régimen de Managua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de noviembre de 1983