Los clubes de fútbol no pagarán 827 millones hasta que aumente el porcentaje de las quinielas

Los clubes de fútbol que tienen pendientes de pago los créditos concedidos en su día para la remodelación de estadios del Mundial-82 pedirán un "aplazamiento" de sus obligaciones crediticias, "hasta que se determine por la Administración el planteamiento del aumento en el porcentaje de la quinielas". Una comisión formada por Vicente Calderón (Atlético de Madrid), Luis de Carlos (Real Madrid) y Martínez Retamero (Betis) volverá a pedir nuevas demoras el próximo lunes a los dirigentes del Banco Hipotecario, días despues de que ya lo hiciera el sempiterno Pablo Porta. Calderón no tuvo reparos en confirmar ayer que "sí, es cierto, hay mucha chusma al lado del fútbol".

Al 30 de septiembre último los 11 clubes propietarios de campos que fueron sede del Mundial debían al Hipotecario tres vencimientos semestrales de los créditos, por un importe de 827 millones de pesetas, de los 3.232 millones concedidos en su día como montante global de la operación por el Banco de Crédito a la Construcción, asumido por el Banco Hipotecario. Todo ello con sus respectivos intereses, el 11%. Apenas Real Madrid (37 millones), Barcelona (unos 30), Málaga (33) y alguna otra pequeña cantidad se han satisfecho, cuando en marzo vence el cuarto plazo semestral de los 22 concedidos.Los clubes concretaron estos créditos con la intención de fondo de no pagar, de que el Mundial -Raimundo Saporta tuvo mucho que ver en ello- generaría los suficientes beneficios como para asumir estas cargas crediticias. La denuncia del impago de las deudas contraidas (ver EL PAÍS del 28 de octubre), y la práctica declaración de intenciones de los clubes en el sentido de que "no podemos pagar", así como las manifestaciones del director del Banco Hipotecario, José Ferrín, advirtiendo de las consecuencias que esta actitud iba a traer consigo, movilizaron la convocatoria de una reunión de los clubes afectados, que se celebró ayer, para tratar de encontrar salida al tema.

El nexo de unión de esta situación circula paralelamente a la petición que se le realiza a la Administración para que aumente el porcentaje que reciben los clubes de las quinielas, actualmente un 1%. "Tenemos deseos", dijo ayer Calderón, "de pagar las deudas contraídas", aunque añadió que Ios graves inconvenientes de disponibilidad económica, por lo que pediremos un aplazamiento hasta que se determine por la Administración el planteamiento del aumento de las quinielas". En fuentes económicas y deportivas de la Administración se tiene, el convencimiento de que el asunto del impago de los créditos forma una parte más de la estrategia de la Federación, algo así como "una especie de chantaje bien visible: no pagamos si no nos dáis el dinero para pagar". Los ministerios de Cultura, Hacienda y el Consejo Superior de Deportes se mantienen a la expectativa.

A la reunión de ayer asistieron dirigentes del Atlético de Madrid, Barcelona, Real Madrid, Betis, Español, Elche, Valencia y Sevílla. Faltaron Hércules, Athlétic de Bilbao y Málaga. Calderón fue el portavoz, y explicó que también la próxima semana se le presentará al CSD un "informe muy completo" de las "peticiones verbales" que hasta ahora se han llevado al organismo deportivo sobre la petición del aumento de las quinielas. Calderón admitió que "es lógico que la Administración se muestre recelosa, está en su perfecto derecho de que se le planteen cuestiones claras y concretas antes de adoptar una decisión".

El presidente del Atlético, y del Comité de Fútbol Profesional, tuvo que admitir también que "soy consciente de que hay mucha gente tirando piedras, pero el objetivo final es Birmania". Al hacerle ver que, al menos aparentemente, los traidores se encuentran en su teórico propio ejército, dijo textualmente: "sí, es cierto, hay mucha chusma al lado del fútbol".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS