Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a cinco personas por tres casos de violación

Tres mujeres han sido violadas en Madrid en los últimos días, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía. Una de las víctimas fue forzada en su propio domicilio; otra, al borde de una carretera, y la tercera, en los lavabos de una discoteca. Cinco hombres han sido detenidos y puestos a disposición judicial como presuntos autores de estos hechos.La primera de estas violaciones se produjo en una vivienda del distrito de Tetuán. La víctima es una mujer de 31 años que se encontraba durmiendo sola en su apartamento cuando, de madrugada, entró un desconocido, disfrazado con una peluca de mujer, y la forzó. Al parecer, el violador accedió a la vivienda, situada en un quinto piso, a través de una ventana de un piso contiguo. Como sospechoso ha sido detenido un hombre de 24 años, cuyas iniciales son V. A. M. G. La peluca que usó durante la agresión era de su madre.

Inspectores de la comisaría de Tetuán han detenido asimismo a tres jóvenes, en calidad de supuestos responsables de otro hecho del mismo tipo. Se trata de G. A. O., de 27 años; P. M. S., de 22, y J. R. P. M., de 24, conceptuados como delincuentes habituales. La policía inició sus gestiones tras varias llamadas de personas que afirmaban haber sido testigos de una posible acción delictiva. Los informantes decían haber visto cómo unos individuos introducían por la fuerza en un automóvil a una muchacha, que gritó solicitando auxilio. El rapto se produjo en la calle de Infanta Mercedes.

Según la primera reconstrucción de los hechos, la muchacha fue trasladada a un lugar solitario de la carretera de Fuencarrral a El Pardo, donde fue obligada a realizar el acto sexual.

El tercer caso es el de una joven de 26 años que denunció en la comisaría de Buenavista haber sido violada en los lavabos de una discoteca de la calle de Alcalá. Según la denuncia, un desconocido la invitó a una copa en ese local y luego dijo que iba a lavarse las manos en los servicios. La chica le acompañó hasta la puerta, y fue entonces cuando el hombre la sujetó de un brazo, la introdujo en el lavabo, cerró el pestillo y consumó la violación.

En una inspección del lugar, los funcionarios de la comisaría encontraron en el suelo el carné de identidad de A. L. S., de 23 años, casado, que ha sido reconocido por la denunciante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1983